Header

El regalo terminal

Estaba leyendo unos artículos en inglés cuando he leído "Isobel Given The Ultimate Christmas Gift", en un contexto de noticias de hospital. Me ha parecido treméndamente siniestro el titular, imaginándome al momento a una enferma terminal a la que le regalaban un disco firmado de los Beatles, pero la historia era mucho mejor que eso. He tenido que entrar para leerlo.

La primera línea de la noticia dice así: "Una mujer en lista de espera para transplante de riñón durante diez años ha recibido su último regalo de navidad: el regalo de la vida". ¿Cuanto cambia la historia, verdad? De tan horrible a tan bonita.
Los españoles, tan proclives a presumir de lo peor de nosotros, deberíamos estar orgullosos de encabezas las listas mundiales de donaciones de órganos y sangre. Existe un verdadero espíritu de donante y es algo que tenemos que fomentar a más y a más, porque de verdad que es muy fácil y se ayuda más de lo que imaginamos. Pensad por un momento en esta mujer, Isobel, que con un riñón va a poder retomar su vida. Imaginad después que ese riñón lo necesitáis vosotros, o vuestros padres, o vuestros hijos, y cuán agradecidos os sentiriáis de que la gente donase.
Donar sangre en nuestro país es terríblemente fácil. Por si no tuviésemos suficiente con las unidades permanentes de los clínicos y hospitales, los autobuses recorren la ciudad buscando nuevos voluntarios. Es tan simple como volver a casa y pararse un ratito a colaborar. En el clínico te dan un sándwich caliente, un refresco y un café, todo con un vale de la cafetería que te vale hasta de sustituto de la comida. En el autobús no son tan generosos, pero oye, ¿qué puede sustituir a la conversación de marujas de las enfermeras, que si sus hijos, sus nueras o la otra del turno de mañana que se acaba de liar con no sé quién?
De las imágenes del 11-M que más me impresionaron fueron las interminables colas para donar sangre para las víctimas. Que no se pierda ese espíritu. Jamás. Y todavía necesitan más sangre. Yo lo miro desde el punto de vista de alguien que jamás hace deporte: seguro que donar sangre adelgaza. Y si eso es mentira, no me saquéis de mi error.

12 comentarios:

Pruna dijo...

A mi donar sangre me engorda. Me engorda mi conciencia, de saber que estoy haciendo algo muy bueno por los demás.

Saludos y a donar.

P.D. dos comentarios seguidos coincidiendo contigo, uy!! malo, malo ;)

Lya dijo...

No me hables de donaciones, que ayer intenté donar y no pudieron sacarme sangre. Ahora tengo un moratón enorme y doloroso en cada brazo T.T. Lo raro es que soy donante frecuente y nunca me había pasado. Pero opino lo mismo que tú: no nos cuesta nada donar sangre y podemos ayudar a alguien que lo necesita realmente. Es bonito pensar que alguien que no te conoce y al que nunca conocerás, tiene sangre tuya corriendo por sus venas y que eso le ayudó en un momento difícil.

Anónimo dijo...

Amén, amigo, amén.

El de Madrid~

Rocy dijo...

Otra vez reescribir mi opinión (puñetero portatil ¬¬)

Me enorgulle que España sea el pais numero uno en donantes de órganos, pensad que tras dar ese paso puedes ayudar a los demás, que están esperando un milagro para poder seguir adelante...

Sobre donar sangre, ya dije hace tiempo que no puedo (peso mínimo: 50 kilos, y servidora, por un poco, no llega, así que...) pero vamos, sí que se movilizan para que la gente done, ahora ya no tanto, pero hace unos mesecitos en mi campus había un autocar, y sobretodo, se ponía en frente de mi facultad (claaaaaaaro, como en esa zona estan las facultades de ciencias xD)

Bru dijo...

A mí me encantaría serlo pero soy una cobarde que ha pillado con muy malos practicantes en esta vida, y hasta donde yo recuerdo, un pinchazo duele. Y son dos pinchazos! De verdad que el del antebrazo me da igual, pero el de la yema del dedo duele muchísimo DESPUÉS de que te pinchen, horas después todavía te molesta. A mí por lo menos es lo que me pasa. Que inventen algo para que no duela, y yo me lío a donar sangre todo lo que haga falta.

¿Estúpido? ¿Cobarde? Sï, y no es algo de lo que me enorgullezca, pero es una fobia que no consigo superar, lo siento. Un beso,

Cristina

Rubén Mato dijo...

Pues si, ante todos nuestros posibles y numerosos defectos de cara a nosotros mismos y a otros países, destaca ese dato tan gratificante.

No sabía que teníamos una buena posición en la lista, pero es bueno saberlo. Yo, por una serie de problemas médicos no puedo donar, pero tengo varios amigos que son donantes frecuentes y se sienten totalmente gratificados. No sé si será por las conversaciones marujonas, los sandwich calientes u otras razones, pero sí que existe el espiritu. :D

wivith dijo...

Bueno, como antigua donante de sangre (En la actualidad no puedo donar porque no doy el peso y porque tengo anemia crónica) Puedo decir que donar sangre es muy sano si se hace en las condiciones adecuadas (La hermanadad de donates de sangre española lo hace a las mil maravillas).

Es muy cierto que donar sangre salva vidas y que un pinchacito de nada puede ayudar de verdad.

Os animo a que doneis.
Despues te sientes muy bien contigo mismo.

Besicos

Anónimo dijo...

¿De adonde sacaste esa idea tan rara?, donar sangre adelgaza, si fuese así, todas las mujeres, a pesar de que estemos en nuestro peso ideal, donaríamos sangre a montones, donar sangre no adelgaza, para nada, solo te deja anémico, débil, con dolor de cabeza, pero es una buena acción, es solo sangre que se repondrá dentro de un par de meses, además es saludable, o por lo menos eso he leído en alguna parte.

En el caso de donar órganos, últimamente lo he estado dudando, he dudado de si donar o no algún órgano antes de morir, por completo, me produce cierta desconfianza, verme muerta y un par de médicos con una sierra sacando mi corazón, si que suena terrorífico, y si la persona a la cual lo done es una mala persona y no se merece vivir, o si done mi corazón a un delincuente en potencia
Creo que será una decisión que razonare mucho.

Pazcual dijo...

Bueno, yo no puedo donar porque termino muerta (40 kilos no salgo viva ni a palo)....Pero ala a donar.

Paz

Prigkinissa dijo...

Donar órganas tras la muerte cuesta mucho menos que donar sangre. Es una de esas cuestiones por las que odio que la gente tenga ideas religiosas: sólo hacen que entorpecer actos que son incuestionablemente buenos.

Anónimo dijo...

Confident dijo…
Pues si que si con ese titular, estaba leyendo de lo mas de atenta –la entrada- pensando en la muerte de una persona y recibiendo con lagrimas algún regalo que significase algo para esta, cuando definitivamente cambio el panorama, y mi cara :D
¡BiEn HeCho x EsPañA!

Anónimo dijo...

Confident dijo…
Pues si que si con ese titular, estaba leyendo de lo mas de atenta –la entrada- pensando en la muerte de una persona y recibiendo con lagrimas algún regalo que significase algo para esta, cuando definitivamente cambio el panorama, y mi cara :D
¡BiEn HeCho x EsPañA!