Header

Rosa Díez

Duele en los ojos, duele. Derechistas contra el socialismo y progresistoides por la desunión están que trinan con Rosa Díez y su personalista UPyD. El partido que en sólo cinco meses de vida logró ser la quinta fuerza más votada del país, en una España del bipartidismo y nacionalismos, duplica (multiplica por dos, caramba) la intención de voto desde Marzo. Para colmo, la desconocida por muchos Rosa Díez se convierte en la única-único líder de partido con valoración positiva, por encima del sonriente ZP y el vilipendiado Rajoy, según una encuesta nacional. Los afiliados al partido suben como la espuma, y es que no faltan los desilusionados del PSOE y PP. Fijaos que uno de los debates favoritos previos a las elecciones fue de dónde rascaría votos UPyD. Las elecciones han pasado y todavía no han dado con la respuesta, ¿acaso no es estupendo que esté tan libre de sectarismos?
Los que quieren desacreditarla, que son muchos, usan argumentos la mar de pobres: la derecha la tacha de socialista, cuando no hay nada más sano y solidario que eso. El PP tiene muchísimas políticas socialistas, no sé de qué se asustan. Los críticos del PSOE dicen que es una traidora, pero mi pregunta es: ¿es peor ser traidora al partido y su líder que ser traidora a sus ideales, los mismos que los del primer día? Bienvenida sea la gente cabal.
Todos los demócratas deberían estar encantados de que Rosa Díez esté en el Congreso de los Diputados, y Dios sabe lo difícil que ha sido conseguir ese escaño. La fórmula es maquiavélica y le afectó por dos frentes: los votos que se perdieron por no llegar al escaño, y los votos que se perdieron por los que no se atrevieron a votar por si ocurría el motivo anterior. Revisando la fórmula, como el gobierno se ha comprometido a hacer, ¿qué será de UPyD? No tendremos que esperar a 2012 para averiguarlo, las elecciones europeas están antes.
Rosa Díez fue la gran ignorada de la campaña electoral, según qué medios, pero una vez quitado el peligro le están haciendo bastante caso en los medios en general. Se le da un peso político de acuerdo con sus votos y no con sus escaños, porque la gente no ignora la situación real. Quién iba a decir que estando sola, sin poder tener grupo parlamentario si quiera, daría tanto que hablar. Que la propuesta de una personita logre llevar adelante una ley como la de amenazados por ETA, poniendo de acuerdo a PSOE y PP, es uno de sus primeros éxitos.
Sí, ya sé que se me ve el plumero, pero lo que me mueve a apoyarla es simplemente la convicción de que es la opción más coherente del panorama político. No seré el único, visto está por las encuestas que mejoran día tras día la valoración del partido. Hay cosas que no me gustan, desde luego, pero es mucho más lo que me separa de los demás.
Algo que no le aconsejaré nunca a UPyD, pero que van a hacer de todas formas: presentarse a las municipales. Lo veo un error gordísimo, porque no sé qué puede tener que ver un partido municipal con uno estatal o autonómico. Supongo que serán las ansias de acaparar que tienen todos. Pues que le vaya bonito.
Pero mientras tanto, que siga en escena. España necesita un PSOE, necesita un PP y necesita un UPyD. Quien quisiese eliminar a cualquiera de ellos tiene una imagen muy viciada y enferma de la democracia. Y España necesita políticos fuertes, que den la cara por los valores, por lo que de verdad importa, por de igualdaz, todo eso sin complejos. UPyD va a seguir pegando fuerte, y cada vez es más evidente que no fue una broma pasajera.

5 comentarios:

RRRRRrrrr dijo...

UP y D es un partido de derechas, y que no nos vendan tonterías centristas. Es un partido centralista derechista, igual que el de Sarkozy, (aunque con una lider más carismática) y no un partido de centro como el de Bayru.

El problema es que después de ver al PP de la legislatura anterior, el PSOE parece de extrema izquierda y UPyD parece hasta de izquierdas. Mentira.

Me parece muy bien que tenga sus votos, pero que no vaya de centrista, que no lo es.

Hombre con criterio dijo...

Ya que mencionas a Sarkozy, te mencionaré yo a Segolene Royal. Mientras que en España la derecha es la que tiene que defender la identidad del país, en Francia el partido socialista no duda de ella y la defiende a capa y espada. Posiblemente se parezca más UPyD al partido socialista francés que al de Sarkozy, no me cabe la menor duda.
A mí las etiquetas de centro, de izquierda, de derecha: me suenan más a fanatismos que a otra cosa. Yo juzgo por sus propuestas, que cada una cojea de lo suyo.

RRRRRrrrr dijo...

Decir que la derecha es la que defiende la identidad nacional es cómo decir que todo el mundo de izquierdas es republicano, hay de todo.
Fanatismo es ser de UPyD el PSOE o Liga Comunista Revolucionaria. Ser de izquierdas o derechas es tener ideales.

¿UPyD parecido al PSF? Para nada, se parecerán en que los dos defienden la identidad nacional, pero en nada más. Eso es más cuestión cultural y de tradición que de propuesta política.

Por cierto, que Savater sea uno de los "ideólogos" del partido deja bastante claro que sólo se trata de sacar tajada. Como el resto.
Nada más que tengan un cargo visible, decepcionarán a todo el mundo, excepto a los fanáticos claro. Este tipo de partidos, cuando luego tienen que hacer cosas no las hacen. El más claro ejemplo va a ser Obama, si es que sale.

Rodiausse dijo...

Me alegro, pero a la hora de la verdad la intención de voto se queda en intención... sino mira las intenciones de voto de IU y en que se quedan al final.

De todas formas, es muy pronto para pensar en votos ya... vamos a ver poco a poco que va pasando, porque con la crisis etc. se huelen tiempos de cambio.

Tensor dijo...

Es muy buena señal que odien tanto a Rosa Diez.

A mí lo único que me preocupa es lo que me cuentan desde dentro: está creciendo demasiado rápido y los nuevos van arrinconando a los que parieron el partido. Por otro lado, el PSOE está favoreciendo que UPyD le de bocados al PP. Soy de los que empieza a darse cuenta de que ZP no es tan idiota como parecía.

Por otro lado, no veo inconveniente en que se presenten a las municipales. Teniendo a Rita pues es lógico, pero en el País Vasco necesitamos ya un partido constitucionalista de verdad en los ayuntamientos, juntas provinciales y parlamento autonómico. Que vengan a salvarnos ya.

En general, creo que en un país tan descentralizado en el que los poderes locales cada vez tienen más peso, un partido nacional no tiene más remedio que lanzarse a la arena. No sólo porque el poder local es útil para sus propósitos, sino porque contribuirá a tener más peso parlamentario y político en las Cortes.

PD: Te leo todos los días aunque comento de vez en cuando. Saludos y gracias por no cerrar el chiringuito en exámenes.