Header

Hannah no quiere vivir

Mirad. Lo que es de sentido común es de sentido común. Se nota cuando un país es de república bananera cuando una noticia, una simple noticia de un caso en concreto, puede cambiar la conciencia sobre un asunto mucho más trascendente. Ocurrió hace un mes cuando nació el primer niño "a pedido" de su hermano enfermo, donde sólo la Iglesia tuvo los santos cojones de decir lo que era una verdad a voces: que se habían matado otras vidas para salvar la del primero. Puedes estar más a favor, puedes estar más en contra: pero ver un bebé de ocho días con su hermano enfermo terminal al lado no puede hacer templar tus principios. A mí, por lo menos, no me los cambia. Que el hermano mayor merece vivir en una obviedad indiscutible, y todos queremos que así sea. Pero que no intenten callar la voz de los que somos críticos con ciertas técnicas. No porque al bebecito se le caiga la baba, y la foto familiar sea lo más tierno de la pantalla. No.

Y hoy, con Hannah Jones. La niña, con leucemia, posa en su camita rosa mientras pide una muerte digna. A sus doce años, cuidado. Y los médicos, que tienen un corazón de oro (por lo valioso, no por lo duro) no pueden resistir la lagrimita y admiten su petición. Tan tierno que estoy a punto de ponerme a repartir hostias, porque siento vergüenza por sus padres y por sus doctores (la niña, como niña, no tiene más culpa que el de ser niña; bastante tiene la pobre). No es concebible que un niño de doce años que mata, que incluso es capaz de violar, no sea responsable de lo que hace; y que sin embargo, admitamos que una niña de doce años pueda ser responsable de su propia vida, hasta el punto de ser una autoridad incluso frente a sus padres. No podemos quitar toda responsabilidad a un menor que hace daño a los demás, y quedarnos de brazos cruzados con un menor que quiere morir en vez de aceptar un transplante. Aquí hay dos debates de fondo, o sólo uno en realidad: o los menores son auténticamente responsables, o no lo son, pero no sólo podemos hacernos eco de las historias sensibleras e ignorar una realidad social que es la de jóvenes de hasta diecisiete años que son capaces de todo sin pagar nada. Si admitimos la autoridad de un niño para decidir sobre su propia vida, significa que también tiene criterio y razocinio cuando se trata de la vida de los demás (¡qué menos! ¿no?).
No siempre. La vida de Hannah no puede depender de Hannah, eso sólo en una república bananera. Y hay que tener narices para decirlo, porque en días así todos están con la lagrimita a punto después de verla padecer en la televisión. Lo que es de sentido común es de sentido común, en el presente y dentro de dos meses, cuando se olviden las imágenes. Su vida la decidirán sus padres y sus médicos, o así debería ocurrir en un país decente. Y en cuanto a las almas que delinquen desde su menor edad, que no me pillen a mí de Ministro de Justicia. Ibamos a terminar con más de una juerga. Con semejantes leyes, que permiten que cualquier menor haga lo que le sale del pirrolo, ¿cómo no íbamos a tener satisfechas a las mafias, que saben que no tienen que ir más lejos que a la puerta de un colegio para encontrar sus peones?

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Ayer pensé lo mismo al ver las noticias... ¿con doce años, quién es consciente de su vida?

Para una persona de 12 años, cualquier cosa, cualquier circunstancia difícil es un mundo. No es por tanto capaz de distinguir entre lo verdaderamente malo y lo que no lo es tanto.

Tampoco es capaz de entender una vida, y un sufrimiento. No, una niña no debe decidir sobre su vida de ese modo. Pero ya vemos los padres, que tampoco lo impiden.

Rocy dijo...

Ocurrió hace un mes cuando nació el primer niño "a pedido" de su hermano enfermo, donde sólo la Iglesia tuvo los santos cojones de decir lo que era una verdad a voces: que se habían matado otras vidas para salvar la del primero.

o.O Yo de esto no me termino de enterar, ¿qué otras vidas? Y a parte de esto, esos padres quieren que su hijo viva, y si teniendo otro le salvan, pues bien (claro que cuando el niño sepa que solo le tuvieron para salvar al otro... quizá sea yo, pero siempre pienso las dos cosas, siempre pienso cual sería la opción correcta, y a veces, ni lo que elijo pienso que lo sea, aunque lo contrario tampoco, no sé, será cuestión de valores... o de la edad, madurez, lo que sea, pero no creo que cambie)

Lo de Hannah me pone los pelos de punta, yo sería incapaz de hacer lo de ella, pienso que quiero hacer mucho en esta vida como para irme pronto de ella (vale que está enferma, pero solo vivimos una vez, bien o mal, pero es así).

Por lo menos esta va a elegir (o eso parece) pero ¿has visto eso en Italia que un padre quiere desenchufar a su hija de las máquinas que la mantiene con vida y que lleva en coma 16 años? Espero que no le den la razón, pero ese es mi principio, si lo hacen, nunca sabrán si se despertará, pero yo tendría la conciencia tranquila de haber hecho todo lo posible por ella, y no quitarla la vida así sin más.

Cosas del ser humano. Luego va un niño de 12 años e intenta violar a niñas de 5, o vandalos de 18 o más queman a una mujer, luego hablan cosas malas de nosotros, pero con estos actos, no me extrañan que nos etiqueten a todos, aunque nos joda.

Saludos.

Nazaret dijo...

Últimamente no termino de leer tus entradas...

Es que yo creo que con 12 años ya se es consciente de bastantes cosas. Y los que matan y violan a esas edades saben perfectamente lo que están haciendo, y deberían pagar como adultos. ¿Que la niña pueda elegir? Pues si es una enfermedad que va a acabar tarde o temprano con ella (más temprano que tarde), y quiere que la maten... yo no me opondría.

W-Red dijo...

Hannah debe vivir, es lo único que puedo decir. Pero Cronista no te has puesto a pensar en el sufrimiento de esa pobre niña?
Y un menor no puede decidir sobre la vida de los demás, PORQUE ES LA VIDA DE LOS DEMÁS (es ilógico)... Bueno si todos los que somos menores de edad estamos condenados a vivir una vida dolorosa porque no somos conscientes de nuestras vidas....¿qué es peor vivir así o morirse?. Bueno, de todos modso yo creo que Hannah merece vivir.

Anónimo dijo...

y que quierias que hicieran los padres de ese niño, ver morir a su hijo??porque tendrian que hacer su pueden tener otro hijo y salvarlo??

Anónimo dijo...

No entiendo esto:

"Ocurrió hace un mes cuando nació el primer niño "a pedido" de su hermano enfermo, donde sólo la Iglesia tuvo los santos cojones de decir lo que era una verdad a voces: que se habían matado otras vidas para salvar la del primero."

¿Qué otras vidas? No lo entiendo.
No soy un experto en esto, pero hasta donde se lo único que hay es una selección, en vez de hacerla la naturaleza la eligen en un laboratorio pero nadie muere.
O igual es que lo entendí mal.

alsdoi

Valeria Cullen dijo...

Me parece muy triste el caso de Hannah... ojalá pudiese vivir y crecer como se merece...

Quizá cualquier otra niña de su edad no sea capaz de tomar una decisión así, no sé mucho sobre la personalidad de Hannah, pero lo que sí sé, es que con este tipo de situaciones las personas maduran fugazmente, y ella ha sufrido demasiado a su corta edad, y quién dice que no tiene la capacidad o responsabilidad suficiente como para decidir si quiere continuar con su interminable lucha o no? no sabemos todo lo que ella ha dicho para convencer a tantas personas de que deben respetar su decisión, porque es lo que ha hecho.
No me parece justo que una vida se termine tan pronto, pero ella es la única que sabe lo que ha tenido que sufrir, es la única que lo ha vivido en carne propia durante tantos años, cómo se la puede obligar a que siga padeciendo para ver si se cura o no?? y qué pasa si muere en el quirófano sin siquiera disfrutar de sus últimos momentos junto a su familia?... ella lo único que quiere es tranquilidad durante el tiempo que le queda y tampoco me parece justo que alguien quiera negárselo, creo que es una decisión que hay que respetar... tal vez Hannah sea mucho más madura que una persona de 18 años que decimos que es 'capaz' de decidir, y a lo mejor solo anda pensando en los porros¿? precisamente porque ha pasado lo que muchos no, y merece respeto por parte de quienes la rodean...
Eso es lo que yo opino, aunque me da mucha pena que su vida termine prematuramente, pero ella sabrá por qué lo ha decidido así, la creo apta para hacerlo, precisamente porque ha pasado lo que muchos no, y merece respeto...
***
Por cierto cronista, felicitaciones por tu blog! lo visito muy a menudo (gracias a mi amiga que te ama y me aconsejó que lo haga! xD), es la primera vez que comento, y casi siempre estoy de acuerdo con los que escribes, pero ahora no pude dejar de poner mi opinión ^^

Hombre con criterio dijo...

para la creación de un embrión se destruyen otros.

si no ha sido así con este niño me alegraré un montón.

Anónimo dijo...

Otros embriones que ni siquiera son vidas.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mkvenner dijo...

Si no recuerdo mal, el juez autorizó a la niña después de confirmar que estaba en plenas facultades mentales y que tenía un grado de madurez apto para semejante decisión.
Si sabes que vas a morir de todas formas, te puedes ahorrar el trasplante de corazón, que tiene un proceso de recuperación larguísimo, y la medicación no es precisamente blanda...
Yo probablemente probaría el trasplante a ver si por casualidad me salvo. Pero hay quien elige no hacerlo y aprovechar el tiempo que le queda con cierto grado de libertad / autonomía.

Anónimo dijo...

Bueno, creo que está en su derecho de pensar lo que quiera. Si es menor, sus padres decidirán por o con ella.
Rescato una famosa cita que me enamoró: "Estar vivo no es lo mismo que vivir". Si Hannah está sufriendo, creo que lo mejor para ella (y para sus padres, ya que ellos sólo quieren ver a su hija feliz) es algo rápido y no doloroso. Los médicos no aseguraron que después del transplante se iba a recuperar, ya que el corazón sólo funcinaría el 10%. Quizá haya pensado que a otro le venía mejor, o simplemente pensó en sí misma viendo que no podía aguantar más.
Si ella piensa que es lo mejor y sus padres también, nadie más tiene derecho de negárselo. Creo que no es una decisión que se tome a la ligera.

Anónimo dijo...

Confidentdijo…
Yo lo que quiero saber es porq demonios nunk me entero de nada!
No creo q no llegue acá la noticia –porq aunq suene remal, ese kso es lo q les gusta al periodismo sensacionalista- pero yo no me he enterado! Bueno agradezco a crónicas salemitas por ser mi informativo. XD

Con lo de “hace un mes cuando nació el primer niño "a pedido" de su hermano enfermo, donde sólo la Iglesia tuvo los santos cojones de decir lo que era una verdad a voces: que se habían matado otras vidas para salvar la del primero.” Ahí si que no entendí nada del caso, mejor ni opino tonces… =S

Y con lo de Hanna pues no sé realmente. Apuesto que de haberla visto la hubiera apoyado y es que con solo leer el caso como q te estruja el corazón saber que una vida tan pequeña pase por algo tan horrible. Pero no sé. Es que me parece mal que la niña decida morir, asi sin más ni más. Que no le de por seguir viviendo. Y que le acepten eso… Ok, ha sufrido mucho y no es justo con ella. Pero no me parece que sus padres o médicos no luchen por su vida. Porque socialmente visto ahí mucho de razón con que como es eso que por un lado un niño tiene razocinio sobre su vida y sobre la de las demás no, (aunq no estoy diciendo que Hanna no lo tenga porq con tanta cosa que asumo q ha pasado, de verdad que hace rato estará bien conciente de lo que quiere), pero lo que quería decir es que fundamentalmente ella no debería decidir definitivamente. Allá que ella convenza –con fuertes fundamentos- a sus padres y doctores, eso ya es otra cosa. Porque al fin y al cabo ella no esta preparada para tanto sufrimiento y quizas por eso ya perdió toda esperanza.

Adimab dijo...

Es un tema que me pone los pelos de punta. Por un lado suena tan frio, triste y algo raro que una niña con tan poca edad decida por si misma ese destino.
Por otro ¿quienes somos para juzgarla, si es que lo decidió ella, sin saber por lo que ha pasado desde sus 5 años hasta ahora? No me quiero imaginar el dolor fisico y emocional que ha vivido.
Y por otro lado, yo como madre, si mi hijo pasara por eso querria por todos los medios luchar para que viva. Tal vez es egoísmo de madre! de no querer dejar ir. es que ¿cómo querer dejar ir a un ser tan preciado como es un hijo? Para mi perder un hijo es la muerte en vida.
Pero no juzgo a sus padres porque no me ha tocado vivir lo que ellos.Aunque admito que el hecho de que apoyen esa desicion me transmite una frialdad increible. Uno leyendo una noticia puede opinar y sacar conclusiones pero al fin que no vivimos en su hogar... no hemos pasado por lo que ellos. No digo en el sentido de tener un familiar enfermo, sino en el sentido de que ese familiar decida no seguir luchando por su vida.