Header

No sabes nada de mí

Una amiga mía tiene un blog que conocemos cuatro gatos. De carne y hueso, nos limitamos a dos. Lo guarda como un secreto y no entiendo la razón. Ayer (¿o anteayer? llevo unos días que no sé dónde vivo) hablamos de ello y me dijo que no lo decía para que no le juzgasen de friki, y hablamos de amigos suyos que le conocen desde hace años, y seguramente no pensarían nada de eso. Cosas suyas, supongo, pero cada cuál tenemos nuestras cosas. Ella no dice que tiene un blog, yo no firmo con mi nombre en el mío. Somos un circo.

La otra razón que me daba es que no quería que le catalogasen políticamente, que la gente es muy rápida para poner etiquetas. Cierto que sí, pero creo que a mí me importa un pito si me consideran de izquierdas que de derechas. Más bien, me divierte saber dónde me catalogan. O mejor: por qué, porque ahí comienzan los titubeos. Me trae sin igual dónde me encasillen, y todavía más: me trae sin igual si alguien considera que tener un blog es una frikada, una rareza, una pérdida de tiempo. Hay personas que presumen de no perder tiempo en Internet en cosas de éstas, pero miro sus vidas y contemplo una existencia dedicada al estudio y prou. Casi podrían ser monjes de clausura. Hay que divertirse un poco, de mil formas, y no tener tiempo para el ocio más que digno de admiración es merecedor de lástima. Pero lo dicen como si el resto fuésemos gilipollas, y nosotros, calladitos que más guapos, miramos al otro lado porque no vamos a comenzar una batalla dialéctica en la que Troya será lo de menos. Si es que en el fondo soy un conciliador, digan lo que digan: me gusta la polémica, pero no que la gente se enfade. La gente enfadada es desagradable, y que lo digan.
Otro me decía que mi blog era algo así como mi intimidad. En realidad creo que si en algo he sido escueto, es en mi vida privada. Lo que para mí es privado es privado y punto, ahora y hace un año. Lo que sabéis de mí es nada, en realidad. Será mejor así.
En fin: que cada uno se quede con su copla, que yo me quedaré con la mía. No digo de qué blog se trata, o ésta me cortará los huevos. Qué 

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Ajam interesante, hace poco me planteé yo también hacer un blog pero quizás justamente por eso, por que me tacharan de friki o de raro o lo que sea no lo hice, aunque aun lo tengo en mente... Quizás algún día vera la luz xDD

¿? dijo...

Yo conozco personas que reniegan de los blogs y que sin embargo suben todos los días y sin excepciones una foto a su fotolog, que irá acompañada de frases un tanto absurdas acompañadas de un sinfín de xDxDxD. Los blogs son espacios donde echar fuera todas esas ideas que pasan por tu mente pero no siempre expresas en voz alta. A mucha gente no le gustan porque le parece que algo con tantas letras tiene que ser inevitablemente aburrido. Otros adoran los blogs, tienen amigos bloggers, actualizan con frecuencia... pero no confiesan su afición a las personas más cercanas, seguramente por pudor.
A mí no me gustaría que "ciertas personas" leyeran "ciertas cosas", porque hay opiniones que considero secretas y que compartiría con desconocidos que no saben ni mi nombre pero no con allegados. Podéis encontrarlo absurdo pero creo que mucha gente piensa como yo.

María dijo...

Pues yo no le digo a nadie que tengo Blog, nada más porque no viene a cuento xD.
Sin embargo, si surge la conversación, pues oye, se lo digo y punto.
Hubo alguien, bueno, hay alguien que dice que no guardo para nada mi intimidad en mi blog, y, la verdad, que quieres que te diga, en mi blog cuento lo que quiero, y no cuento tooodos los aspectos de mi vida, desde luego.
Saludines.

Anónimo dijo...

Yo algo parecido, pero con la diferencia que nadie que me conozca a mí (físicamente) sabe la dirección de mi blog. No les niego que tengo un blog, pero por mucho que se interesen no les digo la dirección. Precisamente por eso, no quiero que me encasillen.

Nazaret dijo...

Es verdad, no te conocemos nada... o cada vez te desconocemos más.

Rocy dijo...

Vale, al final no se ha mandado el comentario (me salió error y no sabía que había pasado al final).

Sobre los blogs, yo tengo tres (uno de mis opiniones, una de relatos y otro de una saga de libros) y mira, que sepan de su existencia, amigos cercanos y si me encasillan, me da igual, bastante ya he tenido que aguantar como para que me vaya a molestar esto ahora.

Y yo pienso que cada uno diga lo que quiera, si lo que hay que ser es féliz.

Rocy dijo...

ahi va! te estás leyendo porta coeli! yo lo tengo por casa (a ver si me lo empiezo de una vez) la autora esta en el foro de LGG, por si no lo sabías :P

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Keyra dijo...

Cierto, no sabemos nada de ti y aún no he conseguido catalogarte (tampoco es que haya pensado siquiera en ello la verdad...)

Me pasa como ¿? he tenido y ahora tengo de nuevo blog y sólo se lo he contado a 3 personas que conozco. Que personas que no me conocen lo lean no me importa. Pero vamos, de mi entorno sólo lo sabe quien yo quiero, y espero que siga así...

Anónimo dijo...

Confident...
mmmmm ¿? no quiero opinar! q me acusen! jajaja pues yo cree uno solo por la cuenta nada más... me gustaria tener uno en realidad y creeeeeeo q si lo tuviera no lo renegaría... Pero eso si... escribiria tal vez de mi... y de lo q pienso... nunk de lo q siento... (sino la gente se espanta jaja) pero en si... a mi me gustan los blogs -sobretodo este jeje- y no le veo lo malo...

Y con repsecto a lo otro... lo sé... =( no sabemos nada de ti...
pero bueno... lo acepto... asi... no pierde la magia, a q si!? jeje -pero aunq no lo suene resignada no estoi jeje-

Anónimo dijo...

Creo que, precisamente, si la gente a veces no quiere decirle a sus amigos que tiene blog es porque ese blog está escrito con sinceridad. Y por muy amigos que sean nuestros amigos, siempre hay una parte que te guardas. Un blog siempre va a mostrar una parte de ti que quizá no quieras que ciertas personas conozcan, porque en un sitio como internet puedes expresarte sin miedo a ser juzgado (o, al menos, sin miedo a ser juzgado por los que te conocen). Como anónimo, puedes escribir lo que quieras, y si lo leen desconocidos no te importa lo que opinen. Pero de ahí a que gente que te importa pueda ver aspectos de tí que te guardas para evitar que te juzguen...

En fin, creo que no me estoy explicando bien.

Creo que puedes conocer algo de una persona por cómo escribe. Quizá no sepamos ningún dato de tu vida privada, no sabemos tu nombre, ni la fecha de tu cumpleaños, y lo más probable es que nunca dejes de sorprendernos. Pero creo que quienes te leemos regularmente conocemos algo de ti. Una parte muy pequeña, quizás. Igual que los lectores conocen una pequeña parte de la mente de los escritores a los que leen. Todo lo que escribimos tiene nuestra impresión grabada, algo único, algo tuyo. Aunque no sepamos nada de ti, conocemos eso. Y eso, para mí por lo menos, es tiene importancia.

Pruna dijo...

No sé nada de ti??? tan seguro estás???jajaja era una broma. Sabemos lo que tú quieres que sepamos.

Yo al igual que tu amiga no le he dado la dirección de mi blog a todo el mundo, soy bastante selectiva para decidir quién de las personas que conozco puede leer mi blog. Y no es porque me cataloguen políticamente, es notoria mi actividad política entre mis conocidos, es más bien por no desnudar mis sentimientos, por guardar mi intimidad, así me siento más libre a la hora de escribir.

Y bueno, si quieres contarnos más cosas de ti, yo encantada, reconozco que soy una cotilla ;)

Angiemaga dijo...

Nunca se conoce a nadie. Y nadie te conoce nunca. En realidad sólo arañamos la superficie de las personas, aunque tratemos con ellos físicamente.