Header

Conchita

Acabo de subir a un autobús Washington-Nueva York, tengo más de cuatro horas por delante y un wifi gratuito de la compañía china. Con semejante escenario, es imposible no hablar de Conchita.

Frente a la Casa Blanca, y desde hace treinta años, vive una gallega revolucionaria de nombre Concepción. Su caso empezó como el de la valenciana Carrascosa, actualmente en prisión estadounidense pese a tener a la justicia española de su parte: son mujeres casadas con estadounidenses que perdieron la potestad de sus hijos por la tiranía del "país de la libertad", que da prioridad al yankismo que a las aptitudes paternas. El caso de Conchita es más triste, si cabe, porque el gobierno español se desentendió de ella gracias a que por el franquismo machista, la mujer perdía su nacionalidad al casarse. Actualmente es una anciana a la que seguramente, vivir tres décadas en la calle no habrá ayudado mucho. Pero cree en sus ideales y grita que EEUU es una dictadura, con todos los enemigos que conlleva, y aspira por un mundo de paz sin armas nucleares. Es encantsdora, conserva su acento español -ligeramente gallego- y te ofrece una bandera española para que te saques fotos. Está informadísima, ha pedido ayuda a todos lis presidentes desde Felipe y justifica a Aznar como un engañado por Bush. También es creyente, y creo que son religiosos lis que la han mantenido durante todo este tiempo. Nos cuenta que desde que Zapatero sacó las tropas de Irak, nuestros medios tienen vedadas las conexiones de prensa en la puerta. Psrece imposible que esta mujer encantadora y reivindicativa no sea famosa. En la misma puerta de la Casa Blanca, treinta años. Seguro que si buscáis en internet encontráis de ella. Si no, la misma Conchita os repartirá fotocopias de antiguos artículos de El País. Esta mujer no hace daño a nadie, y está terriblemente cuerda dadas las circunstancias.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando vuelvas queremos una crónica del viaje xDD

Rocy dijo...

Mira, se llama como mi madre.

Y ya hablando del tema, algo había oido, pero no sabía ni el por qué ni nada. Pues ya le echa valor la mujer estar 30 años allí, eso si es tener espíritu y lo demás tontería.

Disfruta de lo que te queda. Y espero que te haga buen tiempo, que aquí en Madrid de madrugada ha caido una de agua y truenos entre las 4 y 6 de la mañana que no me ha dejado dormir. Y otra cosa más, tres atentados de ETA (dos en País Vasco y uno en Cantabria), y el último, con un muerto, un militar (no sé si habrá llegado allí la noticia).

Saludos.

Vane C. dijo...

Que triste historia, lo mismo le pasa todos los dias a mis paisanos mexicanos (no me gusta esa palabra paisanos). No me parece tan libre ese pais mas bien siempre me parecieron racistas. No se me antoja ni pasarme por ese pais nisiquiera a turistiar, prefiero europa. Como dicen pobre mexicanos tan lejos de dios y tan cerca de estados unidos.

ConfidentLinarola dijo...

pues esa si que no me la sabia... ni idea de que algo asi pasaba....
i de verdad que me parece que aguante! la vida es injusta -cuantas veces lo e dicho?!- pero bueno, ella tomo su decisión... me parece bien que no se eche pa atrás...

pero... que sueño amerikno eh!

Rubén Mato dijo...

¡Vaya! Me alegro de que sea de mi tierra (Para quien todavía crea en los clichés, decirles que los gallegos tenemos mucho coraje y valentía tras de esa cara tan "morriñenta").

Es curioso, sin embargo, ver como hay cosas que no evolucionan. Y con eso me refiero al conjunto de leyes del año de la patata que no contemplan la sociedad actual. Confío en que nuestra nueva generación de licenciados en Derecho cambie mucho las cosas.

No me gusta ponerle calificativos a las noticias, no es bueno para mi profesión. Sin embargo, y a pesar de lo "triste" que pueda ser este caso, la mujer le hecha narices, ¿no?

No podría estar más contento por ella en ese sentido. Ha conseguido más que muchas otras personas con hogares,dinero y televisión: luchar por lo que cree.


Cada día estoy menos convencido de que existan los locos. A menudo suelen ser los más cuerdos.