Header

Década, despedida y dedicatoria

Hace ahora diez años que me cambié de colegio. Parece mentira lo rápido que pasa el tiempo, pero aquello influyó notablemente en mi vida. Nada que ver con el cambio del colegio a la universidad, porque ahí estábamos en igualdad de condiciones. Al llegar a Cumbres era el nuevo. Tuve que esforzarme por hacerme un hueco en un grupo. Y a la vez, por mantener el viejo grupo de Escolapios. Hoy, cuatro años después de los Cucarachos y diez (DIEZ) de los Personajillos, parece que sigamos reuniéndonos en el patio del colegio. La relación es fluida y continua.

Hoy, cuando pronunciaban mi nombre en la lista de admitidos de la Universidad de Valencia, pensaba en todo eso. En todo a lo que renuncio. Todo lo que arriesgo. Pero si aquel cambio de hace una década fue lo más positivo de mi vida, no veo por qué esto va a ser distinto. Al coger el sobre de la matrícula no he sentido satisfacción. No estaba feliz. Muy lejos de la euforia. Pienso en que todo lo anterior es maravilloso y el futuro pura incertidumbre, pero es fruto del miedo. Me voy del CEU con la cabeza bien alta, con mucho aprendido y algunos recuerdos que nada ni nadie podrá borrar. Las conversaciones de la puerta, los cigarros que nunca apagaron, la genial Carta Glaucón, mi amor por las profesoras de Internacional, la metadona, Conchi Laputa y los suyos, American Woman, el chancho español, el quillo, la muá-muá, los "ey" de Gandía, los discursos de delegado, el abuelo, aquella madurgada en el bingo, las leyendas urbanas de profesores y un sinfín de anécdotas. No me llevo mal recuerdo de ningún compañero y sí muy buenos de algunos. No creo que vaya a dejar de veros, a menos que eso queráis. También sabéis que somos muy diferentes. Y que esa diferencia fue una de las razones por las que me voy. Pero no hay ningún resquemor, ni de lejos, y he intentado que lo entendáis. He tardado tres años en aceptar que las cosas son como son y algunas veces no puedo cambiarlas. No quiero cambiaros, la verdad. Me gusta como sois. Gracias por darme lo mejor de mis tres años en el CEU. Y ojalá os llevéis un buen recuerdo de mí. Yo mantengo mis promesas, y ya sabéis qué os regalaré por vuestra graduación. Creo que con Glaucón es lo mejor que he hecho en estos tres años a veces tan desesperantes.

No pienso en la dedicatoria de una novela hasta que llevo escrita un buen porcentaje, por miedo a dedicar historias inconclusas. La de S.F.I. tardé en escribirla, pero ya tenía pensados sus destinatarios mucho antes. El primer motivo es porque son especiales para mí. El segundo, porque un argumento tan sindicalista tiene mucho que ver con la lucha de derechos por las que hemos luchado los estudiantes de nuestra clase. Y por último, porque al llegar al final he empezado a concebir la idea de que esta dedicatoria era una despedida y un homenaje. No lo haré nunca más. Si la pongo, es porque sé que nunca leerán el libro. Quizá sí lean el blog.

Para Elena, merecedora de  mil historias.
Para Alfredo, del que nacieron unas cuantas.
Y para Fernando, que junto a los otros dos
conoció mi yo sindicalista.

Gracias.

13 comentarios:

Anónimo dijo...

Bravo.

Helena dijo...

Volver a empezar puede ser muy fácil o muy difícil. Y una vez empezamos bien o mal, arreglarlo resulta imposible. Despedirse, en cambio, no tiene tanto riesgo. Suerte.

Vane C. dijo...

Entendi lo de la decada, pero me perdi en despedida, ¿de que te despedias?. y entendi la dedadicatoria creo...Como ke me perdi. No tenia idea de que fueras tan complicado o yo tan simple como quieras verlo.
A ver si luego pasas la version en cristiano...Je.

Ilmi dijo...

Los cambios son cambios. A veces buenos, a veces malos...

A mi nunca se me dio bien hacer amigos, y fue cuando me cambié a un instituto con bachiller, cuando conseguí rodearme de buena gente y establecer un grupito apañado. Pero eso sólo me duró dos años. Ya hace dos años que tuve que mudarme de provincia para estudiar en la universidad, y era oootra vez a hacer amigos nuevos.

¿Qué te puedo decir de mi experiencia?

Que aprendas de todo lo que te ocurra. Y que disfrutes. Si no he entendido mal, ahora empiezas tu vida como universitario, y te digo que la disfrutes, que serán tus mejores años de vida. Puede que en esta época conozcas a tus mejores amigos, a las personas más importantes para ti, incluso a tu media naranja.

Y tus amigos pueden estar orgullosos de tenerte, no todos tenemos la suerte de que nos dediquen en un libro.

Así que líate la toalla a la cabeza, y corre hacia ese futuro incierto que ves delante, lánzate a la piscina, por que vas a vivir cosas increíbles ;)

Carlos dijo...

¿Tanta complicación por un cambio de universidad o de colegio? =O
Cuando me cambié de colegio o de universidad, para mí sólo significó un cambio de institución educativa, nada más.

María dijo...

A pesar de lo que muchas personas dicen, lo más difícil sule ser tomar la desición. Una vez ejecutada, lo demás vendrá por añadidura.

Todo se transforma: lo que ayer eran molestias hoy son buenos recuerdos!!

Exitos en lo que viene.

Pruna dijo...

Espero que el cambio sea para mejor, a veces nos olvidamos de una cosa muy importante que es "el instinto" y si tu instinto te dice que todo va a ser para mejor, lo será.

Saludos y suerte.

Anónimo dijo...

Cambios, transformaciones, avances... es solo un poco de lo que puedes obtener al no aferrarte a un nuevo día.

El tiempo pasa y jamás se detiene. No hay momentos justos, pero tampoco tan ingratos. Sólo llegan y traen consigo muchas cosas, entre ellas. Cambios.

Decir adiós es típico, decir hasta pronto cuesta pero decir hasta siempre pesa. No te lamentes por ello, mejor ponte feliz, por que a tu regreso, en aquel rencuentro ya tendrás muchas más historias que contarles y ellos te darán, más historias para escribir.

Rocy dijo...

Cambios, cambios, cambios... Yo estoy acostumbrada a estas cosas. En mi etapa de infantil estuve en dos colegios, en primaria en uno, y en secundaria y bachiller en otro también. En total, 4 colegios, entonces eso de "hacerse amigos" o "intentar encajar" ya es algo que viene conmigo, gracias a Dios, no me corto en estas cosas. Y justamente ayer empecé una nueva etapa, la universidad. Por primera vez, voy a una universidad pública, siempre mis colegios habían sido privados concertados. Y bueno, hoy en mi segundo día, no ha estado nada mal, voy conociendo gente nueva, pero también intento mantener los amigos de secundaria y de bachiller, claro que solo los que merecen la pena.

Y a ver, no es que en Madrid seamos unos pringa'os y empecemos antes. No. Es que me he apuntado al famoso curso 0 que ofrece mi carrera (voy a cursar matemáticas) y bueno eso una buena forma de ir conociendo como va todo esto.

Desde aquí Cronista que tengas buena suerte en tu nueva universidad,y que solo es cuestión de acostumbrarse. No pienses que quizá hisciste mal, son solo etapas que uno decide por su bien.

No te arrepientas de nada, que uno no sabe lo que le puede pasar en la vida.

Saludos.


pd: como se nota que nadie quiere cursar matemáticas, de las 6 universidades públicas de Madrid, solo la autónoma y la complutense la ofrecen ¬¬

Gottery dijo...

Yo tambien he sufrido el cambio de colegio, hace muy poco. Fue duro, pero consegui hacerme un hueco, y ellos me abrieron sus brazos, asi que todo ha sido un poco mas facil...

Anónimo dijo...

Confdnt dijo...
Los cambios no siempre son buenos.. pero cuando tu los buscas no hay forma de qe sean malos (aunq a vcs parezca lo contrario)..,
che, que estoy segura de que te va a ir super bien...

....y no quiero meter mis narices donde no me llaman (por la despedida y eso)... asi q solo digo: Suerte. Aunq personas como tú no las necesitan, teniendote a ti mismo no necesitais mas....

pd: COmo me haría ilusión leer S.F.I. ^^

hinomy dijo...

no siempre los cambios son buenos, pero a veces son necesarios. cambiarnos de colegio o simplemente de salón nos trae experiencias nuevas, nuevos amigos. lo que dejamos atras no se queda en el olvido, siempre lo recordaremos como una grata experiencia. aunque a veces no nos agrade el cambio al principio luego nos damos cuenta que es lo mejor y que si ese cambio no hubiese sucedido quiza no estarias donde estas, viviendo lo que estas viviendo. a mi me encantan los cambios, las nuevas experiencia. todos los dias es un nuevo comienzo.

Anónimo dijo...

Debo reconocer que la redacción que escribiste es bastante melancólica y no se si será el termino apropiado pero es una redacción bastante “perseverante” representa las emociones de una persona la cual no sabe a que atenerse y que deja un pasado que seguirá en sus memorias de por vida, el cual fue muy especial .Las decisiones, todas y sin excepciones definen el curso y rumbo de nuestras vidas, así que hay que tener mucho cuidado con lo que definamos o cambiemos por que o si no se nos desordena la vida y todo se vuelve confusión, pero a la vez dicen que todo cambio es para mejor, obviamente el cambio debe ser reflexionado racionalmente ;¿Cuál será el futuro que le depara a cada persona?¿que será del mañana?¿estaremos vivos?, el futuro es incierto, por eso nos provoca tanta desazón ,no sabemos que ocurrirá mañana o pasado ,lo único que sabemos es que será diferente....
Tu redacción me hizo recordar que el próximo año yo estaré en las mismas, es muy probable, increíble, el solo hecho de pensarlo me causa curiosidad, será que entrare en la universidad, y que se supone que estudiare, historia, derecho, ciencias políticas, sociología o simplemente ninguna de las anteriores….

O quien sabe quizás me transforme en un ermitaño o una bibliotecaria….
O quizás sea famosa...
Quizás sea nadie….pero nadie es nadie….o si?...
Buenas noches….