Header

Su hijo es tonto; asúmalo

Ayer hice un descubrimiento apasionante: caminando por el pasillo, por ese tramo que sólo hago cuando están mis padres en casa (porque tengo que ir al baño de mis hermanos; si no uso el de mis progenitores, que de normal lo tengo sólo para mí) encontré, por casualidad, un viejo carpesano. La etiqueta del lomo lo decía todo: "Notas", a lo que se agregaba mi nombre y el de mi hermano más próximo en edad.

Intrigado, lo saqué de la estantería y me ovillé en el sillón, queriendo averiguar en qué consistía eso. Y lo que descubrí fue un archivo, compilado por mi padre, de absolutamente todas mis calificaciones académicas desde la guardería hasta los últimos años de colegio. Las del último curso, de hecho, las guardo yo entre páginas de libros leídos. No tenía ni idea de que mi padre conservaba todas las anteriores.
Empecé por el principio, naturalmente, con aquel Colegio Inglés que tan buenos recuerdos me trae. Es un cartón simple, con ilustraciones, y todo cuanto se me juzgaba era por "Rasgos de personalidad", "Actitud hacia el aprendizaje" "e "Información de su aprendizaje". Cuando iba a primero de preescolar, entre los cuatro y cinco años, todo era nuevo para mí: los saltos (Bien), el gateo ("tiene dificultad") el esquema corporal "lo reconoce con dificultad" y la discriminación de figura de fondo, en la que ahora mismo suspendería por no saber qué es, entonces se me daba muy bien a juzgar por el "lo reconoce muy bien". La profesora escribió esto para mis padres: "Hombre con criterio está feliz en clase. Juega bien con los demás. No le interesa mucho el trabajo manual y le falta confianza para emprender tareas nuevas, pero está madurando y haciendo progreso". Bueno, era el primer año.
En el segundo de la guardería me fue mejor. La miss observaba: "Según se le ha ido mejorando su lenguaje, también se le han mejorado los demás aspectos escolares, y él ha ganado en confianza". Joder la alegría de mis padres ese día. Un Bien en Pre-cálculo, en pre-lectura y en pre-escritura. Lo menos, un Normal el Inglés, Expresión Oral y Dramatización.

Salté al colegio. Ese Escolapios que me persiguió en sueños durante muchos años después de mi marcha se encargó de mi educación, como pudo, en los siete años siguientes. En segundo de preescolar todo se me daba bien, todo lo bien que se te pueden dar las cosas con cinco o seis años, pero según Mari Carmen me faltaba "fluidez verbal" y "aseo", que capaz era un asunto de mocos en la manga. Cualquiera sabe a esa edad. El problema del habla fue a más, por lo visto, porque la tutora se lo tomó en serio y llegó a aconsejar a mis padres que me llevasen a un "logopeda" (nota cabrona: según varios padres de alumnos, la logopeda del colegio daba lecciones de pronunciación siendo la suya bastante controvertida, "Se dice assshhí", lo que provocaba el pitorreo entre los adultos).

No sé qué me pasaba con la expresión oral, que es mi único Necesita mejorar del primer año de primaria, cuando cumplí los siete. "Debe expresarse con más claridad", decía el profe. De nuevo la misma burra. La credibilidad de estos informes viene con la siguiente nota. "Debe practicar la lectura hasta la letra que hemos dado". De nuevo el dichoso tema. Y cuando en el curso siguiente me salí de esta, me quedó el sambenito de la lectura. El Oso Bussi y La Bruja Aburrida no debían contar para ellos. Bueno: al menos, para final de año, ya se me reconocía la mejora notable. Que no se dijese.

Y cómo no, en segundo de primaria, lo mismo de siempre: la expresión oral, mi lastre infantil. Hasta hoy, no tenía ni idea. Ese año hicimos un test de inteligencia, y éste dio la razón a mis profesores: 16% en discriminación lectora. Que igual significa leer bien que coger a Cervantes y basurear a Dan Brown.
Divertidas son los criterios-plantilla de la asignatura de Religión. A mis ocho años, "Casi siempre ama y cuidaba la naturaleza como creación de Dios" o "Casi siempre valora la figura de Jesús como ejemplo a seguir". No sé cómo se debieron sentir mis padres con este agnóstico en potencia. Supongo que decepcionados.
Me asustan, de verdad me asustan, estos criterios religiosos. Con todos los respetos a la institución de la Iglesia, pero leer en una hoja de notas, con letra de puntitos, cosas como "Entiende que Dios ha creado todo por amor" (y al lado, "Conseguido de manera satisfactoria") me parece más fanático que fervoroso. No recordaba estas cosas. Por lo menos, por una vez, se me reconocía la expresión oral.

Las notas de los siguientes cursos de primaria son aburridas. Salvo por las calificaciones de Religión, que cada año sorprenden, son meras plantillas con "Siempre", "Casi siempre" y "Conseguido de manera satisfactoria". Ni rastro de las observaciones que tanto me gustan ahora. Hay que ir hasta sexto, mi último año en Escolapios, para buscar el entretenimiento. "Hombre con criterio alterna resultados bastante buenos con algunos malos". Pues lo de toda la vida, hoyga. Rascarme las pelotas hasta que el agua me llega al cuello.
En el último test psicológico del colegio, a los doce años, me encuentro con algo sorprendente: me suspenden en "Razonamiento verbal" (40%), pero en cambio me dan un 98% en "Comprensión verbal". Cuánto de verdad tendrían estas pruebas y cuanto de tontería no lo sé.
(Antes de irme del colegio consideraron que "Normalmente" "Valora el mensaje de las Bienaventuranzas como camino de la felicidad". De verdad, qué mal rollo me da ver estas cosas)

Me cambié (o cambiaron) de colegio, y Cumbres me recibió con las puertas abiertas. Ahí era más persona y también más como hoy, y aunque por fin dejaron de considerarme un retrasado verbal (pasé a serlo en otras materias) las observaciones de los profesores siempre van por el mismo rollo: "Esperamos más de ti", "Estás por debajo de tus posibilidades", "Sabes que tienes más dentro de ti de lo que realmente muestras", "Hay que ser más ambiciosos". Vida nueva, sambenito nuevo. En Cumbres me colocaron el de que no aprobaba porque no me daba la gana. Su teoría la "confirmaron" con los test de inteligencia de último curso, que en contra de cualquier ley de protección de datos (y hoy, sin dudarlo, hubiese amenazado al colegio con demandarlo: es un delito grave), los resultados de las pruebas fueron leídos por medio profesorado, que para colmo, se dedicó a comentarlos en clase a la vista de todos. Dos profesores lo utilizaron para felicitarme y darse la razón. Me obligaron a hablar con la psicóloga, que a diferencia del resto, no tenía ninguna orientación de que era un suspendedor nato. Durante diez minutos me dio consejos para sacar Sobresaliente en todo y al final, un poco harto, le dije que los Sobresalientes que ella imaginaba eran más bien mis Suspensos. Cara de sorpresa. No puede ser. Pues sí. Pero si aquí sale que... Da igual lo que ahí salga. Suspendo y punto.

Compruebo a lo largo de mi vida los cambios que ha habido en mis calificaciones. La de veces que han dado a entender que soy cortito, o lo que es igual de grave, que era extremadamente inteligente. Distintos resultados para una misma persona que según el profesor, era esto o aquello, y al final de una época, de dos y tres, superada la guardería, primaria, ESO y bachiller, me pregunto cuán en serio se podrá tomar a estos profesionales. Los que ponen etiquetas a nuestros hijos, los que me las ponían a mí. Cuantos padres sufrirán por ciertos resultados y luego, gualá, la realidad será bien distinta. Quizá necesiten unos años para comprobarlo, pero ese miedo, esa incertidumbre, no se la quita nadie. Yo ya no sé lo que era, si muy listo o subnormal. Lo único seguro es que nuestro sistema educativo necesita mejorar.

23 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi también me dijeron que podría sacar mejores notas, pero desde primaría hasta ahora, que estoy acabando la ESO. Aunque la verdad, no soy de suspender, pero nadie se conforma nunca con que una da. Otro de los motivos por los que no suelo estudiar para sobresaliente es porque siempre recibo las mismas frases:
-Si suspendo un exámen: Que muy mal, que si esque no estudio, que so debería esforzarme más... vale lo entiendo.
-Si saco un 5: Uyuyuy... que justa que vas...
-Si saco un notable: Bien, pero sin más.
Y la que más me gusta... chananann...
-Si saco sobresaliente: Seguro que el exámen era fácil y no sé de que te alegras, si es lo que deberías hacer siempre...

Así que ahora, me dedico al bien-notable, con sobresaliente en ingles durmiendo en clase... Total, para recibir esas apreciaciones... Aunque recuerdo perfectamente cuando empecé a vaguear, fue en segundo de Primaria... Aunque supongo que el año que viene al empezar el bachiller deje el vagueo y empiece a estudiar más, simplemente por el propio disfrute personal...Aunque de lo que más me alegro es de no haber ido a un colegio religioso, aunque tenía 99 de 1oo papeletas para estar en él... gracias mamá XD
Pdt: Yo también tengo guardadas todas mis calificaciones desde infantil...
Pdt 2: Un comentario un poco largo...

Nazaret dijo...

Yo creo que cada uno es bueno con lo que es, y no hay más. Mi hermano se pasó media vida suspendiendo y hoy es un profesional en telecomunicaciones que te cagas, te arregla cualquier problemilla que tenga que ver con un código binario. Pero suspendía mates, y lengua, y euskera. ¿Y qué? Pues nada.

Y aquí la menda más de lo mismo con las mates y el euskera. ¿Para qué? No sé, a cada uno supongo que se le dará mejor lo que sienta más cercano y más afin.

TEngo que reconocer que me han dado miedo las calificaciones de cuando eras pequeño, sobre todo las religiosas... yo prefiero no mirar las mías porque eran parecidas, de esas de "puede hacerlo mucho mejor y blablabla". Pero es que yo no estudiaba, no abrí un libro hasta los 12 años para ponerme a estudiar. Y entonces pasaba la mitad del tiempo fuera de casa, por una pasión que tuve que abandonar para estudiar. Así que supongo que al final no me gustó eso de ponerme a hincar codos para los exámenes.

Y sobre los test de inteligencia, pues yo normalita, como todo el mundo. Un caos con el tema espacial (vamos, que me ubico como el culo, igual igual, pero eso lo reconozco) y lo demás normal. Muy bien el tema de memoria (a corto plazo que de la otra andamos mal) y bueno, que me daría miedo ver algún día las notas de cuando era pequeña.

Aunque sé de buena tinta que todos mis profes me adoraron (al menos hasta el bachiller).

Una se hace querer ^^

Prigkinissa dijo...

En primer lugar, el criterio que has puesto como discriminación figura/ fondo es una destraza básica de percepción visual. Por ejemplo,esa archiconocida imagen ambigua en que unos ven una vieja y otros una joven es fruto de que lo que para unos es la figura otros la perciben como fondo.

Me parece bastante interesante la calificación de Primero de Infantil, te puedes considerar afortunado por tener una profesora que se preocupara de evaluar tu nivel de felicidad y de integración en el grupo-clase. Muchas profesora aún hoy, con todas las buenísimas investigaciones que hay en materia educativa, siguen basando su evaluación en una plantilla de criterios prefabricada que no tiene en cuenta que cada niño es diferente y que son más importante su felicidad, valores y actitud que sus aptitudes.

Las evaluaciones de Primaria, sobre todo las de Religión, son pura basura, son papel para limpiarse el culo. Así de claro. Aunque no me sorprende, hace mucho que llegue a la conclusión de que nuestro sistema educativo necesita nuevos pilares, y no precisamente relacionados con nuevas leyes educativas, sino con una diferente conciencia social respecto a al educación, tanto por parte de padres como de maestros.
Es encesario plantearse nuevas preguntas: ¿Para qué llevamos a nuestros hijos al colegio?¿Para que son cinco años sepan decir lo que pone en un texto escrito sin comprenderlo o para que tarde más en "leer", pero que cuando lo consiga lo haga comprendiendo? ¿Es importante que nuestro hijo sea el mejor estudiante de la clase o es más importante que se preocupe de ayudar a sus compañeros en vez de competir con ellos?¿Se les debe enseñar valores en la escuela o simplemente a ser seres que se adapten adecuadamente al mundo laboral? ¿Qué pretende un buen profesor: que sus alumnos sean los que más sepan o conseguir que sean personas civilizadas, comprometidas e inquietas intelectualmente en todos los ámbitos de su vida? ¿ Qué debe hacer un buen profesor: decir en las calificaciones lo que quieren oír los padres o expresar lo verdaderamente importante?

Kit dijo...

Seguro que cateabas lengua, HOYGA! xD

Rubén Mato dijo...

:O Definitivamente los comentarios que te ponían en las notas de religión daban miedo, Hombre con criterio. Yo también fui a un colegio religioso. Allí no nos ponían esas frasecillas en las notas, pero vaya, que por adoctriar no fuese. De pequeños casi pasábamos más tiempo aprendiendo canciones de misa que haciendo dibujos de cuadrados y rectángulos, que es lo que se supone deberíamos haber hecho -_- (probablemente esa sea una de las razones por las que dibujo tan mal). Lo cierto es que en mi caso, la relación con el centro fue de un amor-odio un tanto extraño. La parte religiosa es la del odio. xD

Por lo demás, no tengo mis notas de pequeñín, pero recuerdo que una vez con 5 años a mi madre le dijeron que era un vago xD. Más adelante me empezó a gustar eso de sacar notas un poco mejores. Y ahora, en la uni, me esfuerzo un poco más, el hecho de vivir tan lejos te hace sentir culpable, jeje. Pero sí, recuerdo comentarios del tipo "en los exámenes rindes menos de lo que puedes" o similares.

Anónimo dijo...

Jejejej yo no me fiaria, que la mayoría de los profesores escriben tonterías, siempre me fue bien en el colegio.... y creo que conservo algunas de las notas, pero la que en verdad me sorprendió fue la cartilla que le llavaban a mi papá en pre-escolar, o primaria, nose como era entonces... y es genial, parece que esa maestra si sabía, lo describe tal y como es, excelentes notas pero ataques de ira irrefrenables, lo gracioso es que lo motivan a cambiar... y hasta el sol de hoy.... A los maestros no los hacen como antes... ejejeje saludos...

Anónimo dijo...

Pues humildemente, que conste que humildemente, en las observaciones que hacia la profesora hacia mi, ponían, felicitaciones, sigue así, tú puedes aun mas y todo ese rollo de eres una buena alumna…aunque no quedaba conforme con mis notas, quizás sea porque soy muy extremadamente exigente, debo reconocerlo no había emoción en mi persona, a pesar fuese una nota excelente, si OK decía yo pero es la opinión de un profesor en miles.
Desde pequeña en mi familia siempre se nos ha exigido estudiar, estudiar mucho y pobre de uno si se sacaba mala nota porque te criticaban o usaban la sicología, esa bien incomoda con preguntas tales como: ¿por que te sacaste esa nota?, eso esta mal, debes sacarte buenas notas, es lo mínimo que se te pide, y luego de eso te sentías toda una mediocre y con ganas de recibir el premio a la tonta de la semana.
Y transportándome a la inocente infancia ya que estamos hablando del colegio, jamás nos sometieron a eso test extraños, solo una vez pero cuando iba en bachillerato o educación media, tenia 15 años y era un test para aptitudes, me salio que era competente para todo, pero realmente a esos test no les creo nada.
Haber que mas…haciendo una autocrítica creo que no di todo mi potencial cuando iba en la educación básica mas bien creo que puse mas de mí en la educación media, será por eso que no disfrute ninguna etapa, por mas idiotas y sin sentidos que sean algunas…
Yo a diferencia no guardo mis calificaciones, mis padres solo conservan algunas…
La ultima frase me hizo reflexionar mucho: Lo único seguro es que nuestro sistema educativo necesita mejorar. Y te apoyo, el sistema educativo que hay que lamentable que no sea solo en Chile es mediocre, es insuficiente, últimamente he estado leyendo libros sobre educación, muy interesantes, y me he ido dando cuenta que si bien el alumno tiene responsabilidades el profesor o docente también las tiene, y debe hacer bien su trabajo, algunas fallas que note ,son no incentivan a los alumnos, no se les estimulan, sin contar de que peor aun se les ridiculiza y se les trata como ineptos, en fin es un tema que da para mucho, pero no me quiero alargar aun más.

Saludos A Todos

Angiemaga dijo...

Pues sí que te hacían test de inteligencia y todo eso... En mi colegio sólo hicieron uno en 5º o 6º de primaria y se guardaron los resultados, no los dijeron ni a los padres. Aunque seguro que tampoco era muy fiable porque los de mi clase se pasaron todo el rato lanzándo aviones de papel, tizas y gritando a las pobres chicas que venían de dónde quiera que salga la gente que hace los test de inteligencia. Unos hasta le prendieron fuego al tipex... es que en mi colegio eran muy burros.

Lo que sí supieron decirles a mis padres en 2º de preescolar es que "No llegaría a nada en la vida." y que era "Cortita". Vamos, lo de "su hijo es tonto, asúmalo" en estado puro y duro. ¡Y a los 5 años! Mis padres por supuesto quedaron afectadísimos, especialmente cuando la profe intentó consolarlos diciéndoles que no todos los padres tenían tanta suerte como los de la mejor de la clase "Una niña superdotada que sí llegaría alto." De lo que no se dio cuenta aquella avispadísima profesora de preescolar es de que la susodicha listilla de la clase me obligaba delante de sus narices a hacer sus "trabajitos" (léase, colorear dibujitos y copiar letras) bajo la amenaza de darme una buena tunda si me negaba. Y yo, que siempre he tenido en mucha estima mi integridad física, hacía sus trabajitos y los míos a la vez. Aunque he de admitir que con el tiempo me resulta una anécdota la mar de divertida y que la profesora tenía toda la razón: con la extorsión y el chantaje es como se llega lejos en la vida. El resto, nos quedamos en la sombra. Ya es hora de ir aprendiendo...

Por cierto, etiquetar a la gente es un absurdo, pero que lo hagamos de adultos para saber cómo abordar a los demás, pues bueno, tiene un pase como estrategia psicológica de afrontamiento vital. Pero etiquetarte a lo largo de su educación es tan exacto como dar el tiempo en la tele. Y los que vivimos en Valencia sabemos bien lo que significa eso.

Keyra dijo...

Me ha gustado mucho tu entrada.

De anécdotas mías, lo que aún sigue flipando a mi madre XDD A los 4 años en el colegio ya habíamos aprendido varias letras, pero la profesora les decía a los padres que nos ayudaran con ello, así que mis padres (se tomarían muy en serio lo de ayudar) sin querer me enseñaron a leer XDD A los 5 años odiaba las clases de lectura con toda mi alma, me aburría muchísimo. La profesora me tenía como una rebelde que nunca aprendería a leer y como el no ejemplo a seguir XDD Aprendíamos con unas fichas que siempre tenían un dibujo que describía la frase, de tal manera que si me mandaba leerlo y yo decía "El gato toma leche" Ella soltaba: "No, tienes que leerlo" Y yo: "Lo estoy leyendo" y ella: "Mentira". Todo esto me he dado cuenta después, porque en aquel tiempo cuando ella me mandaba leer y yo leía y me regañaba y en cambio felicitaba a los que se tiraban 20 minutos para leer la misma frase y ayudados por ella yo no entendía nada XDD Llega el día de la tutoria meses después y yo soy un caso perdido, no sé leer ni tengo voluntad de aprender, no hago lo que ella me dice, ya no sabe qué hacer conmigo XDD Y mi madre: "Mi hija sabe ya leer..." y la otra "¿Qué?" Y ella "Sí, que coge cuentos y libros y los lee..." XDD

Luego los tests psicológicos y de vocación eran el mayor cachondeo que hay... A mí en el de vocación me dijeron que por mis gustos lo artístico me venía de perlas. Pero soy realista, por supuesto que tengo inquietudes artísticas, pero que me guste el cine, que me guste el teatro, que me guste la música, leer y escribir y (muy importante XDD) que en mi infancia dibujara en vez de jugar con "mi laboratorio de química de juguete" determinaban mi futuro XDD Yo me meaba XDD

A otro chico que quería desde siempre Biología, le crearon una angustía... Porque le dijeron que su test demostraba que le pegaría mejor Sociales. Y yo pensando, lo que importa es tu voluntad para conseguir algo, y si sale mal, al menos yo prefiero culparme a mí que a un psicologo con un test que a saber cómo lo han hecho... Además la vida da muchas vueltas, yo siempre he sido de ciencias, terminé con notable el bachillerato y me dio el venazo de una carrera de letras... Algo que nadie entiende XD

Una profesora de sociología nos explicó que "Lo que se trata como real tiene mayor probabilidad de hacerse real en sus consecuencias" y ponía como ejemplo que si calificabas a un alumno como con poca capacidad o tonto, era más probable que sus resultados lo demostraran. Si eso es verdad los profesores, psicólogos y demás deberían tener más cuidado poniendo etiquetitas... Esto me recuerda al típico gamberro o graciosito de clase que ya cualquier cosa que dice (incluso cuando no lo dice a malas...) es tomada en el peor sentido por los profesores o se ponen a la defensiva.


PD: Tus notas de religión dan muy mal rollo... XDD

Rocy dijo...

Yo como nunca he ido a un colegio religioso no me puedo meter en eso, pero en los demás...

Mira, esos resultados que da la maquina cuando te empiezan a hacer test no me gusta para nada, ¿va a saber un programa de ordenador más sobre mi persona que yo misma? La respuesta es bien facil... NO. Si lo dice un profesor que te está tratando todos los días, bueno, "puede", pero aun asi no me terminaria de convencer.

En 2º eso me hicieron un test de inteligencia y había en cosas en las que no estaba de acuerdo (que pena que no sé donde esta la hoja con los resultados) y en 4º eso me hicieron un test para orientarme que bachiller coger y... ahí si acertaron, pero hay un pero, y es el siguiente parrafo que voy a escribir:

Asi mismo, cree tener un caracter bastante introvertido, con lo que para desarrollar las actividades elegidas se encontrará a gusto


¿¿Perdona?? ¿Qué yo creo tener un caracter introvertido? ?Cuando he dicho yo eso? ¬¬

Por eso, que yo de los test esos no me fio para nada.

Qué sabran ellos.

María dijo...

Cada uno es bueno en lo que puede y en lo que quiere. Yo soy buena en letras, y estoy en un bachillerato de ciencias. He suspendido 3, sí, pero eso no significa que sea tonta, simplemente que estoy en un lugar que no me corresponde. Y no creo para nada que fueras cortito, ni que lo seas, simplemente que no te da la gana esforzarte, y ya está.

pd:¿lo del hoyga lo has hecho a conciencia? ?

Misvan dijo...

Yo fui a un colegio público, y voy a un instituto público... y no puedo comentar acerca de la religión, pero sí de los tests de inteligencia. En mi colegio se hacían las Competencias Básicas, unas pruebas (que nunca se sabe para qué sirven XD) en las que te hacían pruebas de diferentes asignaturas. El primer año me moría de la risa al ver a unos ingleses con un acento más castizo... Pero el año pasado me quedé de piedra cuando la leyenda de mi instituto (no para bueno, precisamente) nos dijo que todos los alumnos 3ero de la ESO éramos idiotas por haber ido contando uno a uno, a palitos. No nos habían dicho cómo teníamos que hacerlo.

Aunque no ha sido lo peor que he pasado. A mí, cada año siempre le decían a mi madre que fuera al psicólogo, porque soy sensible, nerviosa y fácilmente emocionable, lo cual se traduce a lágrimas. Y mi madre sólo les hizo caso una vez, y una psicóloga me dijo que debía hacer música.
5 años llenos de «Ay» y un recuerdo no muy olvidable.

Pero mi madre no se fiaba de los psicólogos por una cosa que me ocurrió hacia los 3 años. No hablaba nada (mi madre cree por un accidente que tuve con una puerta de un restaurante). Fuimos al Hospital Clínico, y me hicieron unas pruebas. Cuando les enviaron el informe, les dijeron que era una retrasada mental (el informe aún está por casa). Mis padres estaban destrozados, y les dijeron que fuera a un "especialista" en un sitio para niños con Síndrome de Down. Después de algunos meses, la especialista le preguntó a mi madre si creía que yo era tonta. Cuando dijo que no, la especialista le dijo que de tonta no era nada, que mi único problema era el de querer hacer muchas cosas a la vez y no saber empezar.
Además, tan tonta no era, que ya empezaba a leer dignamente xD.

Sobre mis notas, en Infantil y Primaria tenía PA (Progresa Adecuadamente), pero en Sexto las cosas se matizaron. En la ESO empecé bien (9 excelentes de 10 asignaturas), pero ya voy bajando (sigo teniendo un montón de excelentes).
Y no, no soy empollona.
Creo que sólo soy inteligente.

Keyra dijo...

A mi sinceramente la división Letras-Ciencias me parece muy burda y simple... Lo dice alguien que tuvo que aguantar discursitos (de profesores de ambos bandos XD) sobre en qué sitio debía estar. A veces pienso que escogí bachillerato de ciencias porque era lo más parecido a no renunciar a ninguna, o relentizar la decisión dos años más...

Yo no me moriría porque quitaran los tests de vocación, crean más problemas que utilidad tienen, que alguien con un test pretenda conocerte y determinar lo que has de hacer en un futuro es el colmo.

Y a mí me parece tan mala la pedagogía de "la letra con sangre entra" que la nueva que casi pretende sustituir a los padres. Yo pienso que si tengo hijos los educo yo, y usted es la profesora de matemáticas, me parece absolutamente perfecto que les refuerce algunos aspectos de la personalidad, tolerancia y todo lo que quiera. Pero usted está ahí para enseñar una materia. A mí ya me cargaba que a ciertas edades pretendieran hacer de padres, es la verdad. Se quejan de que cada generación es más inmadura, y no se dan cuenta de que cuanto más inmadura es, como más inmaduros los tratan. Es el cuento de nunca acabar... Tan extremo me parece decir que hay que salir del colegio como una enciclopedia andante como decir que no importa nada saber sino ser bueno y trabajar en equipo.

Eneri dijo...

¿Hoyga? No me asustes, por favor.
Bueno, yo todavía sigo en el instituto y puedo decir que mis últimas notas no las guardo. Me arrepentiré y lo sé, pero soy tan desordenada que no sé donde las dejo.
Bueno, yo también puedo dar más de mis posibilidades (y eso que saco bastantes buenas notas), pero sinceramente no quiero sacar todo sobresalientes a base de estudiar todos los días y no poder disfrutar de lo que yo quiera.

Y yo voy a un colegio de curas (llevado por Caja Madrid) y yo de pequeñita era muy ferviente católica y ahora soy más atea que yo que sé. La edad nos cambia y ahce que veamos el mundo con otra perspectiva.
Eso si, cuando dices que no vas a misa porque no eres creyente todos te miran con los ojos en blanco y expresión de "no volverás a decir eso".

¡Saludos!

alsdoi dijo...

Puaj, que recuerdos lo de "está por debajo de sus posibilidades".
"Tienes que esforzarte más", si lo hago hombre, pero con las cosas que me gustan. "Podrías estudiar lo que quisieras" y eso hago (aunque no es lo que ELLOS querrían) etc.

No soporto las entrevistas que hacen todos los años a los que sacan las mejores notas de España en el bachillerato+PAU, siempre hay la pregunta de: "¿Vas a estudiar una carrera que merezca la pena como Ingenieria o Medicina?". Hace uno o dos años una chica dijo que le encantaba la filología clásica, y practicamente se rieron de ella.

Siempre saqué notas mediocres porque me aburre estudiar, lo hago cuando no me queda más remedio (la noche antes atiborrado a café y en el tren de camino al examen), pero lo hago más por ahorrarme regañinas, etc. que porque sepa que va a servir para algo. Más allá del título, lo dudo. Ojalá hubiese una especie de Residencia de Estudiantes, donde estudiases exactamente lo que quisieras, un poco de escultura, un poco de literatura, un poco de sociología... eso sería genial. Pero bueno, se supone que hay que entrar al mercado laboral, y una enseñanza así sería un suicidio (laboralmente). Aunque seguramente todos seriamos más cívicos y buenas personas.
Además no soporto la competitividad que hay "¿Que nota sacaste? Yo más", es desde triste hasta insolidario.

Sibila dijo...

Tengo tantas cosas que comentar que prefiero dejarlo para otro día en el que dispongo de más tiempo.
Sólo decir dos cosillas a Keyra:
NO es que la educación pretenda sustituir a los padres, es que su objetivo fundamental es formar personas que se adapten a la sociedad. Quizá tú has vivido en un ambiente donde se te ha estimulado a respetar a los demás, etc., en definitiva, a ser un ser preparado para vivir en sociedad. Sin embargo, hay muchas personas que no crecen en el entorno más adecuado y desde la escuela se busca compensar. Y es necesario porque los inadaptados crean problemas a la sociedad (que no olvidemos que somos todos) y porque esas personas no tienen la culpa de haber nacido en ese ambiente y la sociedad desde la escuela pretende darle otra oportunidad.
Por otro lado, también veo perfecto que en la escuela se enseñen capacidades y no sólo conceptos. ¿Por qué? Porque a lo mejor ahora mismo es importante el inglés, pero en un futuro puede que lo sea otra lengua, de tal manera que si la escuela te ha formado en la capacidad de aprender diferentes idiomas podráS adaptarte a ese cambio.

Keyra dijo...

Ya sé que obviamente hay gente que no la educan, y precisamente yo he vivido que algún padre cuando veía algo raro en su hijo fuera casi al colegio a descargar las culpas (claro que hasta se lo ponían a huevo con tanta clasecita reformadora...). Yo siempre he sido considerada por mis profesores una "buena estudiante", pues interiormente ODIABA el colegio por obligarme a tragar tantos temas de esos.Quien le falte educación que se lo planteen con él, individualmente, yo no tengo porqué aguantar horas de clase (sí, porque en mi colegio había horas de "valores") trabajitos y toda esa parafernalia para gente que no sabe comportarse. Ya puestos nunca entendí porque no se planteaban que el respeto se enseña día a día, desde que entras por la puerta, desde Lengua hasta Química, y no creerse que va a cambiar el mundo con una asignatura nueva. Mi clase estaba dividida entre gente que no se comportaba y a la que la clase de "valores" le resbalaba literalmente, y gente que nos comportábamos y que lo único que conseguían es que tuvieramos asco a la enseñanza. Asco de ser tan responsables como para hacer los trabajitos que por supuesto a los individuos a los que en teoría estaba destinada esa clase no harían ni una sola vez (teníamos hasta castigos colectivos, lo que era ya una delicia ¿Debía ser parte de la política "aprendamos a trabajar en grupo"? A mí lo único que me enseñaba es "Podrías desmelenarte un poco y hacer una gamberrada, al final os van a castigar a todos igual XDD"). De por sí, dudo mucho que con esa asignatura en concreto alguien haya salido mejor persona. Sin embargo, si que creo que mi profesora de literatura y Cultura Clásica hizo a alguno mejor persona, da gusto una profesora a la que le brillan los ojos mientras enseña! Y en su clase curiosamente todo el mundo se comportaba... Pues así se educa y se crean las ganas de aprender según mi punto de vista.

PD: Perdón, ya 3 comentarios...

Prigkinissa dijo...

Estoy contigo Sibila, ya lo sabes.
Me voy a limitar a decir eso, porque soy una apasionada de la educación y no quiero aburrir a nadie.

Anónimo dijo...

Me ha hecho reír bastante con este asunto de los reportes de notas.

No puede emitir ningún juicio del sistema educativo español porque lo único español que conozco, es la congregación de hermanas que dirigen el colegio donde estudie.

Pero si opino que en los colegios, los profesores estan convencidos que tienen la autoridad total para determinar quien es bueno y quien no y por ende, a quien le va a ir super en el futuro.

Menos mal que la mayoría no le presta atención a las calificaciones de los profesores porque ahí si más de uno saldría con deficiencias hasta para tomar agua.

Feliz Día.

Borja dijo...

Todos los tests de inteligencia que se hacen en los colegios suelen ser una mierda. El año pasado me hicieron uno, y en el mismo párrafo se contradecían en lo que a responsabilidad se refiere, además de las diferentes burradas que te dicen sobre la estabilidad emocional.

Voy a un colegio religioso y hay cosas que dan pena, la verdad. Pero bueno, ¿qué te puedes esperar de un colegio en el que a partir de 4º de ESO las misas quincenales son voluntarias y de 120 alumnos por curso sólo vayan 30 [y la mitad para saltarse clase]? Pues intentan meterte la religión por todos lados, a no ser que seas el profesor excepción que tiene dos dedos de frente.

Anónimo dijo...

Mi escuela, mi colegio... son cosas q prefiero no recordar!!! jaja... pero si ai algo que puedo decir, era q tenia buenas notas en general (obviamente por ai en algun mes una caida en mate, o en cualquier de otras estu`pideces jaja sobretodo me equivocaba siempre en historia).. EXCEPTO EN CALIGRAFIA I DISCIPLINA!! de 15 o 16 no pasaba (caligrafia)! es algo q nunk me olvidare... i digo... a quien le importa como escribo!!! ia ora en la u! Dios, mi caligrafia es preciosa con otras q e vistO!!! De ai tambien los mensajitos motivadores de "tu puedes dar mas, etcetcetc"


me ha causado gracia lo de tu i Lengua.... q onda eh?!... i con el temita de religion... son tus "caligrafia i disciplina"



Confidentlnrl

will09 dijo...

^^ Yo soy una buena estudiante, que siempre se ha ganado las felicitaciones de los profesores. Soy una alumna de sobresaliente, pero para mis padres nunca es suficiente. Estudio la tarde de antes del examen un rato y soy capaz de no bajar del 8'5, pero mi madre dice que tengo que esforzarme más, que soy una vaga y que ya me arrepentiré de estudiar tan poco.

Lo peor es la Educación Física, soy penosa, siempre apruebo por los pelos, con un 5 ó 6. En Religión mis notas dan un poco de miedo a mi familia, porque ninguno somos muy devotos, solo mi madre y mis abuelos dicen que algo tiene que haber. Es para oírme hablando en mi casa, siempre apegada a las ciencias, a la física y a lo racional y luego ver todos esos sobresalientes en Religión y a mi profesor diciendo que tengo que leerme dos libros que escribió el Papa y nosequé más.

En los test Psicologicos siempre me ponen que soy muy lista pero muy lenta y por consiguiente seguidora de la ley del mínimo esfuerzo, o eso dice mi profesora de Lengua, que no sabe ni siquiera que en las carreras existen los doctorados, para ella, los doctores son solo los medicos. Lo cierto es que me siento horgullosa de mis notas y de mis diplomas de inglés, de exámenes externos al colegio, que llevo haciendo desde que tenía 5 años, todos con sobresaliente y de mis diplomas de concursos de Literarios, concurso que gané tres años consecutivos. En fin siempre he sido una chica lista, 13 años manteniendo mi estatus de inteligente, y espero que continúe así durante los 5 años de instituto que me quedan y los 5 de carrera.

Maria dijo...

A mi siempre me gustaban y se me daban mejor las actividades relacionadas con el arte pero en el colegio eso no importa así que me tenían por una negada sin futuro. Deberían dejar de calificar con notas y de tratar a todos los niños por igual, todo el mundo tiene alguna capacidad por la que sobresale y la enseñanza en vez de resaltarla la intenta anular y encarrilar hacia la manada.
Los niños viven en el siglo XXI pero es poner un pie en el colegio y entrar en el XX.