Header

Opinión evolucionada

Voy camino de los dos años en este blog, y como no soy un cabeza-buque, todavía me permito cambiar en determinadas opiniones. Que sea de ideas fijas no significa que todas mis ideas lo estén: hay muchas ocasiones en las que si la oposición me convence, de verdad que lo hace. Lo que quiero es ser más crítico, no agilipollao.


Y noto que si hay un tema en el que mi opinión ha evolucionado desde el inicio de este blog es precisamente el aborto. A finales de 2007 me declaraba al margen, en Julio de 2008 ya me declaraba anti-abortista y en Octubre del mismo año ya hacía esta defensa apasionada de lo que yo considero vida. Una evolución justificada.

Es un tema tan sumamente complejo que ninguna entrada de blog sería suficiente. Cada vez estoy más convencido de lo que pienso, por más que escucho y leo opiniones de ambas partes, y aunque me siento un poco raro por ser un anti-abortista agnóstico sé que no soy el único que tiene esas ideas. Hablamos de vidas. Vidas humanas, vidas. No es un tema con el que me pueda quedar de brazos cruzados fingiendo que el mundo ya cambiará a su ritmo. Si de verdad creo en lo que digo, me veo en la santa obligación de convenceros. Y os juro que no recurriré a creaciones de Dios para defenderlo, palabrita del niño Jesús. Pero como no es un debate de Pepsi contra Coca-Cola, algo trivial en lo que da igual lo que opinemos, sino serio de verdad, voy a poner todo mi empeño y cerebro en mostraros mis argumentos. No me juzguéis de antemano, porque no usaré los mismos que la mayoría de personas. Y seguirán siendo argumentos, y de peso.
Tengo ideas al respecto. Como ya digo que una entrada de blog no es suficiente, pienso escribir más desarrollado y publicar el documento en este mismo espacio, para quien lo quiera descargar. No será un ensayo pero tampoco una novela. Ya lo veréis. Sólo quiero que por favor, os paréis a pensar en mis argumentos. Es un tema que me preocupa, cómo no me va a preocupar. Son vidas. No frivolicemos con ello. Putas vidas cochinas: si dices que tu vida vale lo mismo que la del presidente de los Estados Unidos, entonces no hay excusa para pensar que la de un no nacido vale menos.
Pero al tiempo. Tengo muchas páginas por delante. Y primero tengo que terminar la novela que estoy escribiendo, que se acerca peligrosamente al final. Sólo cinco capítulos y fin. Lo que vendrá después será para vosotros. Todo cuanto os pido es que abráis la mente.

12 comentarios:

W-Red dijo...

Soy un hombre de pocas palabras.

Prigkinissa dijo...

Intentaré abrir la mente, pero has de sorprenderme mucho para hacerme cambiar de idea: son los futuros padres los que tienen que decidir, siempre que el feto no esté muy desarrollado. Yo con mi instinto maternal extremo nunca me lo perdonaría, pero si se lo perdonaría a cualquier otra mujer que por ciertas circunstancias prefiera abortar antes que verse obligada a darlo en adopción.
Esperaré el "documento" impaciente, lista para atacar ;)

cHeMa dijo...

"si dices que tu vida vale lo mismo que la del presidente de los Estados Unidos" Potencialmente sí, de facto, ni de coña, no soy tan ingenuo xD Algo parecido pienso sobre los fetos.
Leeré tus argumentos con interés, pero lo tienes difícil para convencerme... suerte en todo caso, esta bien que luches por lo que crees.

Rocy dijo...

Yo estoy dispuesta a leerme tus argumentos, pero dudo mucho que me hagas cambiar de opinión, porque hay casos y casos.

AULIN dijo...

También me interesa el tema, pero a diferencia de ti, aún no lo tengo muy claro.

Eso sí:

1) Dices que "son vidas humanas". Pues cuidado con esta premisa, porque yo no la daría tan por segura.

2) En lo que sí creo que puedo coincidir desde ya mismo contigo es en la "injusticia" que supone que solo se reconozca a la madre derecho a decidir sobre el "nasciturus", como si el padre no tuviera nada qué decir.

Nazaret dijo...

Pues no creo que me hagas cambiar de opinión en ese tema, por muchas razones que me des.

Estoy un poco con Prigkinissa (joder qué nombrecito, por cierto XD) no en lo maternal, que de eso tengo algo pero no mucho. Depende de las circunstancias. Alguna vez ya te expliqué mi punto de vista, te hice protagonista y casi, darme la razón, así que... me siento satisfecha XD

Keyra dijo...

Suerte con la novela!!

Leeré el documento con la mente abierta como hago con todo...

Aulin, para mí no es comparable, y no es cuestión de dejar al padre de lado, es que él no sufre un cambio en su cuerpo ni corre ningún riesgo teniendo un hijo, y la madre sí. Lo siento, pero yo lo veo así, y no lo veo nada extremo, lo veo como un hecho.

Y lo siento, sé que esto va a sonar fatal, y que seguramente no tengo razón, pero es probable que muchos de los hombres que se posicionan totalmente anti-aborto matizaran un POCO su posición si realmente se vieran en la situación de poder quedarse "embarazados". Con esto no quiero decir que no podaís opinar y mira, hay hasta mujeres antiaborto. Pero yo precisamente por verme en la situación soy incapaz de juzgar a la mujer que aborta (independientemente de lo que haría yo que espero no tener que verme nunca en esa situación).

Rubén Mato dijo...

Tengo ganas de leer el documento. Pero bueno, tómate tu tiempo con la novela. Si no pasa nada raro, tendrás mucho tiempo para compartir con nosotros todas las opiniones que quieras ^^ De todas formas, me remito a lo que ya han dicho por ahi arriba. Hay muchos casos y, en fin, creo que vivirlo puede cambiarlo todo.

Prigkinissa dijo...

Jajaja. Sí,Nazaret, vaya pseudónimo que me fui a poner. Es una palabra griega...

Anónimo dijo...

Lo bueno es tener una opinion acerca del tema. pero en fin creo tengo la cabeza abierta e intentare abrirla mas pero ... me es extremadamente imposible creer que me puedas hacer cambiar lo que pienso u opino.

Roxio de Burzaco

Anónimo dijo...

¿Alguno de vosotros, de los que tenéis todo tan claro, ha asistido en vivo y en directo a una ecografía de alta resolución? ¿no? ¿Si? Y ¿os habéis preguntado por qué en algunas clínicas/consultas no hay doble monitor, en el que la gestante pueda estar contemplando al feto a la vez?

Con 8 semanas (las semanas se cuentan desde el primer día de la última regla, de manera que, cuando una mujer se entera de que está embarazada, lo normal es que esté de cinco semanas. El nuevo test que anuncian por la tele indica semanas corregidas, no las que seguimos contando clínicamente, como la concepción normalmente se produce a mitad del ciclo, 8 semanas son 6 corregidas) podemos contar los dedos de las manos del puño cerrado del feto. Con doce, los dedos de los pies, de unas piernas que menea mejor que un futbolista de primera. Y también podemos verle el rostro. Un auténtico "pulgarcito" de menos de 5 centímetros,que al cabo de las 40 semanas que dura la gestación se ha convertido en un bebé de unos 50 cms de largo y unos 3 kilos y medio de peso,absolutamente dependiente de los adultos para sobrevivir (también lo era dentro de su mamá).

E-L

Anónimo dijo...

Lo esperaré… Y a decir verdad si me di cuenta de algo mas o menos así, y es que si bien el tema en ciertas ocasiones iba de pasada, se armaba la polémica. Q bien por la novela XD, i a convencer – a mi no jiji- entonces con lo otro.


cnfidentlnrl