Header

En una reunión de amigos

Cuando salimos del cine estaba cansado. Dijeron de ir a beber alguna copa, pero dos tenían que conducir y el tercero estudiar al día siguiente. Al final, no sé cómo, acabamos en casa de un amigo para hablar un rato antes de que cada uno se fuese a su casa. No tenía intención de estar mucho rato, ya lo he dicho... era ya madrugada y no me apetecía tener grandes conversaciones.
Primero un amigo me contó algo muy interesante sobre profesores de mi colegio de secundaria y bachillerato. Al profesor más funesto que he tenido en mi vida por fin le han quitado de los cursos superiores y colocado con secundaria (y aun así creo que se le queda grande). Lo otro es que han expulsado a un antiguo profesor de lo más controvertido, todo un sujeto... la verdad es que por muchas burradas que hiciese ya pensaba que se quedaría hasta la jubilación. Pero lo que tienen las nuevas generaciones: YouTube puede hundir tu carrera. A fin de cuentas no ha hecho nada que no hiciese cuando nos daba clase a nosotros. Solo que ahora, todo es público.
Yo ya pensaba que me tenía que ir a casa cuando de repente, un amigo mío dice: "El padre de mi novia está desaparecido". Mi primer pensamiento fue que no hablaba en serio. Sin embargo, a continuación tuve una de las conversaciones más emocionantes, intrigantes y apasionantes que he vivido en los últimos años. Tenía la necesidad de saberlo todo, y sigo teniéndola. Hay historias dignas de película que suceden a tu lado, sin que te des cuenta. Y qué cosas: el tema no salió hasta el final. Fue en una reunión de amigos.

2 comentarios:

chicaencarcelada dijo...

esas cosas suelen pasar de manera inesperada, vamos que es una bomba a punto de estallar pero que no sabes cuando soltarla y lo normal es que la sueltes al final cuando ya no sabes aguantar mas, por uqe la tienes que soltar lo necesitas.
la curiosidad es normal y necesaria a mi me pasa
y sobre las vidas de pelicula la verdad es que la realidad super la ficcion

a* dijo...

Hola, tanto tiempo, y tanto misterio.
Tienes razón, la realidad supera la ficción. Y mira que tengo unas cuantas historias así, algunas personales, y otras que han sucedido a amigos, o a otras personas. La última que más me impactó fue acerca de una familia que estuvo en el Tsunami del 2004. Cuando me la han contado yo no daba crédito a lo que oía. Pero bueno, así es la vida.