Header

Libros inconclusos

No entiendo eso de terminar un libro que no te gusta por el simple hecho de no poder dejarlo sin acabar. Como si existiese algún compromiso con el papel, que te pide que lo devores. Si un libro no te engancha (dejemos al margen eso de si es bueno o malo, que no son más que opiniones) es contraproducente aguantar hasta la última página. Porque acabarás aborreciéndolo y porque además, te roba un tiempo precioso que podrías dedicar a otros libros. ¡No será por obras!
Hoy, al concluir La Casa de Papel, me he visto con la deliciosa tesitura de escoger la próxima víctima para mis ojos. Estoy en Dénia, donde no faltan buenas novelas. Hace días saqué de una estantería un ejemplar de El corazón de las tinieblas, mi nueva elección. Lo empiezo, pasan las páginas, y el efecto soporífero de Conrad me invade sin darme cuenta. Cuando he leído cinco páginas me doy cuenta que no he dado todavía con un simple párrafo que me impresione lo más mínimo. Sigo leyendo y la sensación no cambia. Al final, sintiéndome culpable por motificarme con una historia que me aburre cierro el libro y lo dejo en su hueco del estante. ¿Qué sentido tiene eneamistarme con él, odiarle y que me odie? Cuando un libro no te gusta, primero hay que darle una oportunidad: pero si a la segunda sigue sin convencerte, el mejor que puedes hacerte a tí (y el mejor para el libro) es dejarlo y aventurarte con otro. De nada sirve terminarlo con la sensación de haber perdido el tiempo. Ni tampoco creo que eso fuese lo que quisiese el libro si alguien le preguntase.

P.D.: Tengo que averiguar cómo modificar lo de "mesita de noche". Ni me acordaba que estaba >____<

12 comentarios:

Helena dijo...

Gracias por el consejo ^^ Dejar´´e más libros a medias a partir ahora xD
Si, tu mesita tiene tanto polvo como la mía xD Prueba con los elementos del blog ;)

Bexus!

Casillas95 dijo...

A mi engancharme, engarcharme sólo lo han hecho una saga, una trilogía (olvidaos del señor de los anillos) y un libro que tiene tantas ediciones que han cambiado la portada unas 6 veces (por suerte tengo la primera edición de ese libro de Michael Ende, obviamente, no era mia, es una "herencia",vaya si se revaloriza no lo vendo)
El resto simplemente me han gustado y me los he acabado o, como me pasa con la mayoria de los libros, no me gustan, y soy incapaz de acabarmelos, pasan meses en mi estanteria y cuando intento terminarlos me duermo leyendo :(

¡Adeuu!

bastian.B dijo...

depende si usas la versión xml de blogger es simplemente en el menú de tu cuenta personalizar y elementos del blog cambiarlo y guardarlo todo. si usas la html es ua urgar en los códigos de la plantilla O.o

Si un libro no logra atraparme antes de la página 30 mas o menos lo dejo, es una sincera pérdida de tiempo ¿no?

chicaencarcelada dijo...

si en el segundo capitulo o a las 30 paginas un libro no te engancha no lo intentes mas dejalo" mi primera profesora de lengua en secundaria, claro que en 1º de eso yo ya habia deborado muchisimos libros y sabia el metodo si no te gusta lo dejas y punto

Nazaret dijo...

Pues es que yo no puedo. Por orgullo, lo tengo que terminar. Es o él, o yo.

Luego también está eso de hacer otras cosas mientras lees, y perderte un párrafo excepcionalmente interesante. Me ocurrió leyendo El Retorno del Rey, el párrafo en el que se explicaba Éowyn era mujer, sobrina de Theóden. Toda la novela pensando que era un hombre, que se traía un rollo muy homo con Aragorn, y cuando llega el momento de terminar con el Nazgul, de repente despierto y digo ché, esto es raro. Ni qué decir cuando tiene el idilio con Boromir.

Naturalmente, aunque resultaba todo muy raro según iba pasando páginas, yo seguí adelante. Menos mal. Eso sí, cuando me quedaron diez páginas para el final ya no podía cambiar la historia pensando que era mujer, todo tenía otra perspectiva, y decidí releerlo. Eso es más bien de masocas, pero me quedé más ancha que larga.

Y si no me engancha, yo me lo termino. Tampoco me enganchó La Sangre de los Inocentes hasta la página... ¿120? Pero al final me enganchó.

Diferentes perspectivas.

ana ryder dijo...

Detesto abandonar libros a medias. Reconozco que es estúpido, pero sólo lo he hecho en tres ocasiones y en ambos casos me quedó un cierto sabor amargo, a fracaso. No creo que un libro tenga que "engancharte" para que continúes con él, hay lecturas fáciles y otras difíciles. Y en ocasiones, el desamor con un libro determinado se debe a que todavía no ha llegado el momento oportuno. Hay autores que se merecen más de dos y tres oportunidades, y creo que Conrad es uno de ellos, aunque "El corazón de las tinieblas" necesite esperar un pocó más..

Bru dijo...

Coincido con Nazaret y con Ana Ryder: rara vez los dejo sin acabar.

Pero mi motivo es más bien económico: lo he comprado, no lo puedo devolver, he hecho una inversión. O lo leo, o lo leo. Ése el motivo principal pero luego también el orgullo que ha mencionado una de ellas: o el libro o yo. Sin embargo, este motivo no es el principal porque no me importa dejar libros de la biblioteca sin acabar. Total, no he perdido nada. Los devuelvo y ya está. Pero con los comprados... No. Se leen.

Ahora tengo otra categoría: los regalados. Una profe de lengua mía ha hecho limpieza y los libros que no quiere me los da. Y claro, que te los den y no leerlos... Pues sabe mal después de la molestia que se ha tomado la mujer. Conclusión: hay pocos libros que dé por imposibles. El Quijote es uno de ellos (y sé que dentro de algunos años por cabezonería me empeñaré en que me guste). Un beso,

Cristina

Paula dijo...

Hola.
Soy Paula, de Chile. Llegué acá porque tras terminar Deathly Hallows sufrí una terrible crisis y me pasé horas navegando para encontrar cosas que me aten definitivamente al mundo mágico que tanto amo. Claro, Harrylatino es siempre mi primera opción. De pronto me pregunté quién estaba detrás de todo (la verdad nunca me detuve a averiguarlo) y encontré las fichas de todo el equipo, pero me llamó la atención tu descripción.
La cosa es que llegué acá, leí tu artículo y sentí que dijiste exactamente algo que siempre estuvo en mi cabeza pero que nunca hice conciente...
Definitivamente considero una pérdida de valiosísimo tiempo leer un libro que te aburre, cuando miles de emocionantes libros esperan el análisis de tus ojos y tu mente.

Un abrazo. Te seguiré leyendo.

(Mi libro favorito, después de Harry, obvio, también es 1984.)
(Has visto "La ciencia del sueño"?)

Naru dijo...

Yo soy como tú: si un libro no me gusta, no me lo acabo, soy incapaz de leerme algo que no me gusta. Mi madre, sin embargo, es incapaz de dejar de leer un libro aunque le resulte tedioso y pesado. Puede tardar siglos en leérselo, pero terminarlo, lo termina; a mí me pone nerviosa cuando se pone en ese plan xD

Anónimo dijo...

Hola!
Terminando de leer esto sólo puede venir a mi mente algo que en alguna ocasión leí, algo dicho por Gabriel García Marquez. Él dice que la primera frase de un libro es crucial porque si el libro no te atrapa desde el principio simplemente no lo hará. Estoy totalmente de acuerdo aunque claro que una segunda oportunidad siempre es buena pero si sabemos que no nos gusta, para qué hacernos tontos, estirar la mano y tomar otro libro.
grandes pensamientos, me gusta tu blog.
besos y abrazos.

Penny dijo...

¡¡Que Grande Gabo!!
Si es por el que deje de leer DH xD
Bueno, comento por comentar, ya sabes que a mi no me preocupa dejar un libro por la mitad xDD

pruna dijo...

Yo a los libros les doy un margen de 20 páginas si pasadas esas 20 páginas no me engancha lo dejo.

La última vez que me pasó esto fue con "American Psyco" me lo recomendó un amigo y se lo devolví sin leer. Si un amigo te presta un libro te sientes más obligado a leerlo pero si tu amigo te aprecia entenderá que no lo leas ;)