Header

Barajando ideas

Llevo meses, que se dice pronto, decidiéndome por qué historia escribir. El problema no es que espere la musa con una idea maravillosa de la muerte que me solucione la existencia, sino que tengo ideas que me gustan pero no me decido por cuál empezar. Tengo una historia de ciencia-ficción que en realidad no es ciencia-ficción, ahí está lo retorcido. Y otra sobre un orfanato a la que tengo que cambiar el título por culpa de la película (no es la primera vez que algo de del Toro se parece a algo que ya he escrito, aunque las dos veces han sido simplemente nombres. Nombres raros, pero nombres). También tengo una trilogía que empecé a escribir cuando tenía unos trece años, y que a estas alturas me posee. Hay unos cuentos infantiles que nunca terminaré de escribir y otras tantas historias, algunas más interesantes, otras más experimentales, que siguen aguardando su momento en el cajón.
Da igual el tiempo que espere: la primera historia que terminé (a falta de edición) la empecé a gestar sólo unos meses antes, mientras que la segunda, que he acabado este año, es una idea de los diecisiete años. El tiempo no me agobia: lo que me angustia es que pasen los días y no me decida por cuál escoger. Porque una vez elija, ya no hay vuelta atrás. Es adentrarse en un auténtico torbellino y hacer de tu vida la de los personajes, y la de los personajes la tuya. Es vivir dos vidas a la vez y con todo, mantener el más inaudible de los silencios.
Aunque hay una novedad: para lo reservado que soy yo para contar detalles, le pasé una libreta con la segunda de las historias (BeP) a una meticulosa lectora. Y su crítica fue favorable. Teniendo en cuenta que era la primera vez que me atenía a una opinión exterior con una novela, el resultado fue positivo. ¡Qué nervios, siempre! Cuando esperaba su veredicto me sentía como un padre esperando noticias en el paritorio.
¿Y por qué cuento esto? Necesitaba descargarme.

5 comentarios:

A_i_r_a_M dijo...

Y esas historias sólo están al alcance de algún privilegiado...?(me refiero a las que ya están terminadas...)
las podría conseguir de algún modo?
PD: esto me tiene manía porque el otro día hice 3 intentos fallidos de comentar. A ver qué tal sale hoy...

Nazaret dijo...

Yo la voy publicando en el blog. Si se aburren, pues dejaré de escribir. y si no, me obligaré a seguir adelante.

ana ryder dijo...

Los cuentos para niños no pueden/deben caer en saco roto... por favor, que vean la luz..

Anónimo dijo...

Espero que te decidas muy pronto, y que sea la eleccion correcta. Y tambien espero que no cometas errores garrafales como los que Rowling hace (asi como tu recalcas en casi todos los episodios de hlradio) Si es asi, entonces me tomo el primer avion a Valencia para ver tu cara.

Helena dijo...

Escribir es una delicia si te gusta lo que haces. Yo desisto, la novela no es lo mío siempre quiero quemarlo todo. Quiero leer lo tuyo :P