Header

Un trabajo para mí

Más lo veo y más lo pienso. Si el nuestro fuese un estado utópico, de esos en los que uno nace y por su personalidad ya se sabe cuál será su profesión, lo último a lo que me dedicaría, porque va totalmente en contra de lo que soy, es a relaciones públicas de discoteca. ¿Pasarme la noche repartiendo flyers por la calle, acercándome a gente que no conozco de nada a prometerles la fiesta de su vida, caminar y hablar con pose flipa'o...? No, no va conmigo. Más les veo y más me río. Son mi antítesis.
Claro que en un estado utópico, creo que directamente no existirían los relaciones públicas. O mejor dicho: no existiría yo.

1 comentario:

ana ryder dijo...

Totalmente identificada. En la antítesis...