Header

Ahora que podemos

Os voy a contar un secreto, un secreto que se sabe a voces: la democracia es el mejor de los sistemas, por mala que sea. Lleva la tirolina de años en el mundo y cuando no funciona no es porque sea mala, sino porque los que deberían hacer que funcione se ocupan de que no lo haga, tomando por democráticas decisiones que no lo son. En esto del sufragio universal nos llevan mucha delantera los países vecinos (bueno, no todos) y pese a nuestros treinta añitos de demócratas (lo fuimos antes, pero hace mucho tiempo de aquello) nos movemos bastante bien en el agua.
Muy bonito hasta aquí. Pero ya está dicho que la democracia tiene sus notorios fallos. El país no se dirige entre todos los españoles, sino que los espaoles sólo eligen a los que dirigen el país. Y está visto que en ocasiones ni eso, con los pactos malabaristas y discriminatorios, que muchas veces dejan en la oposición al partido más votado. Eso, en España, pasa. Ahora bien: una vez emitido el voto, olvídate de intervenir nunca más en los próximos cuatro años. Un aplauso. Viva la democracia.
Entiendo que esto funcionase así antes, pero no ahora. En la actualidad existen los medios para que los ciudadanos se pronuncien sobre todas u cada una de las decisiones que se presentan al Congreso, con inventos como Internet y el DNI digital. Deberíamos atrevernos con una revolución democrática en la que los ciudadanos sean los activos de los asuntos que más nos afectan.
Imaginémoslo, porque no hay nada parecido: cada barrio, o cada distrito, tiene su pequeña oficina electoral. En la oficina hay cacharros donde cada uno puede votar. Digamos que cada propuesta de ley tiene su periodo para votos. Quien no quiere no vota, o vota sólo lo que le importa. Tú vas con tu DNI y en cinco minutos te pronuncias sobre lo que te proponen por delante, y lo que te proponen es lo que han consensuado los políticos, que para eso están. Tampoco vamos a matarlos. Cada cuatro años eliges a esos políticos, los que te irán proponiendo las leyes para que las votes.
Imaginad el gasto que eso significaría. La tecnología. No sería lo más caro de España, pero nos costaría un pellizco. Ahora bien: es por la democracia. Tambien sería más barata una dictadura y oye, no apuesto por ella. No podemos reparar en gastos cuando se trata de hacer un país entre todos. No olvidemos que la democracia no la inventamos nosotros, sino que nos llegó ya hecha. ¿Acaso es el sistema definitivo? ¿De verdad creéis que no se podría mejorar? Alguien tendrá que hacerlo. Y con consenso, esos podemos ser los españoles.
No puedo cerrar mi entrada soñadora por un país mejor sin preguntar en voz alta qué hubiese sucedido de proponerse a decisión popular algunas de las decisiones más controvertidas de los últimos años... el matrimonio homosexual con adopción se habría tirado por los suelos, España jamás hubiese entrado en Irak y un largo etcétera de cambios que por ejemplo, nos hubiesen librado de un 11-M. Podemos reparar en gastos cuando se trata de otros asuntos, pero en lo más puro de nuestro sistema debemos apostar por lo más justo y lo más sano para los ciudadanos. El votar cada cuatro años no es lógico en una sociedad tan comunicada e informatizada como la actual.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Cuando empecé a leer tu entrada iba a comentar que una propuesta así desbarataría cualquier intento de presupuesto estatal sin incurrir en medidas tan impopulares como el aumento de los impuestos. Pero viendo que ya lo señalas tu mismo, mi comentario irá dirigido al escaso interés popular.
Lo que propones me parece idílico, una democracia participativa más allá de las elecciones. Pero soy realista: por regla general al español medio no le interesa la política. No le pidas más esfuerzo que dejarse caer cerca de las urnas cada cuatro años porque no lo hará. ¿Qué sería entonces de esas propuestas de ley? se quedarían en nada, esperando que los demócratas se posicionasen a favor o en contra.
Está claro que la democracia puede dar más de sí pero la pregunta es si queremos que lo haga.

Tensor dijo...

¿Verdad que sí? Eso es lo democrático. Cuando he defendido esa idea en alguna liga de debate la mayoría de las objeciones iban en la línea de que es tan democrático como inestable...

De todas formas, sin ninguna duda, a España le vendría genial porque en unas elecciones no te da tiempo a pronunciarte sobre toda la gestión de un partido. Hay cosas buenas y cosas malas.

Y yo añado más: ¿qué habría sucedido si la Constitución se hubiera votado por partes? ¿Tendríamos monarquía o autonomías?

Pruna dijo...

¿Tan seguro estás que la ley de matrimonios homsexuales no hubiese salido adelante en un referendum popular?

Yo no lo creo, más bien creo que los políticos van siempre por detrás de lo que la sociedad demanda.

Muy buena tu idea de participación.

Saludos

Hombre con criterio dijo...

creo que este sistema de votaciones populares debería tener las mismas trabas que la propuesta de ley por iniciativa popular, que por ejemplo, prohíbe la consulta sobre impuestos. son unos requisitos muy acertados para que no se cometan tonterías.
y si al español medio no le interesa la política, que se apañe él, ¿no? votar es un derecho y un privilegio, al menos en España (recordad que hay países como Argentina donde es una obligación, incluso en Chile, pero allí primero si te das de alta en el censo electoral - creo que no me equivoco). quien no quiera votar, allá a él. es obvio que no todas las propuestas de ley tendrían la misma respuesta en número de participación, pero eso ya es problema de cada uno.

/// pruna, yo creo que la gente no hubiese aceptado la adopción, ya no sé decir el matrimonio como "matrimonio"... quizá la aceptación haya aumentado a raiz de la ley, pero en su día creo que lo hubiesen tenido MUY MUY DIFÍCIL por referéndum.

Tensor dijo...

Yo pongo la mano en el fuego a que habría salido el NO más amplio de la historia.

No puedes preguntar a la totalidad de los españoles si están dispuestos a admitir que con el dinero de todos ellos se vayan a pagar las rebajas fiscales que el matrimonio de una minoría requiere. Al menos, si se lo preguntas, no puedes esperar que su bolsillo sea generoso.

Ya que ha salido el tema de esa ley, yo creo que el debate se planteó muy mal.
- Todos estamos de acuerdo en que una persona puede relacionarse consentidamente con quien quiera: hombres, mujeres, objetos o animales. Eso no es asunto nuestro. Cada uno en su casa lo que quiera mientras no moleste a los demás.
Es decir, que nadie está en contra de los homosexuales. Nadie quiere impedir sus relaciones.
- Otra cosa, sobre la que debiera haber girado el debate, es si merecen el mismo trato del Estado que un matrimonio heterosexual. Y aquí nos podemos sentar y hablar.
Podríamos discutir si se puede igualar en un país despoblado a los que tienen más facilidad para solucionar dicha despoblación.

Durante esa época, me preguntaron qué habría votado si yo fuera diputado. Yo respondí que un SÍ condicionado expresamente a las siguientes medidas complementarias:
* La reducción a 9 meses de los trámites de adopción.
* Un informe científico y social que avale la estabilidad demográfica de esta medida.
* La desaparición de los beneficios fiscales por matrimonio, que quedarían en función del número de hijos.
* La extensión del derecho de matrimonio a todas las demás variantes relacionales no contempladas a priori por la naturaleza (pero consentidas). Por ejemplo, hombres y perros.

En fin, ya sé que me he salido del tema... pero por sembrar debates que no quede.

----

Se podría empezar por someter sólo las Leyes Orgánicas al visto bueno del pueblo. A ZP le habríamos hecho un favor quitándole de encima del Estatut...

Y ciertamente, en el DNIe está la clave. Tiempo al tiempo.

Auryn dijo...

¿se puede saber para que queremos un sistema democrático que tire por los suelos el matrimonio homosexual con adopción?

Creo que es una de las mejores cosas que hemos conseguido...

Prigkinissa dijo...

Es la primera vez que pienso al leerte:"¡qué soñador!"

Yo también había pensado alguna vez en esa idea, pero ...? de verdad creees que con lo vaga que es la gente se dedicaría a votar cada dos por tres? Yo creo que frecasaría por falta de participación, aunque sería un mejor sistema, sí.
Y noc roe que lo de el matrimonio homosexual y la adopción hubiera sido rechazado por los españoles.

LinitaS:) dijo...

mmm... te dejo una pregunta que hace rato he querido saber que piensas acerca de ello... Que es lo políticamente correcto? para ti, en general... no se... solo quiero saber que piensas