Header

Thelma o el afán de contraprotagonismo (lo cuál es el doble de protagonismo, dicho sea de paso)

Thelma Ortíz es la hermana de la princesa de España, la última después del suicidio de Erika (¿por qué nadie tenía los cojones de decir lo que había sido?). La chica creía que tenía un buen cuñado hasta que la pareja entró en crisis. Luego Letizia se divorció y Thelma se preguntó si su hermana sería una eterna divorciada. Vaya si se equivocó.
Hoy Thelma es carne de prensa rosa por más que, según ella, se esfuerza por pasar desapercibida. Da igual si concede entrevistas o va a actos sociales de la más alta burguesía, que ella jura y perjura que no le van nada las bambalinas. Thelma es más de acción social, de voluntariado en países remotos, un alma peregrina que sin quererlo ni beberlo se ha metido en un mundo que no va con ella.
Lo último ha sido intentar prohibir por lo judicial que los periodistas puedan sacarle fotos. Así, con un par, da igual que nadie lo haya hecho antes. No se refiere a prohibir fotos comprometedoras, no: lo que pretende es prohibir cualquier foto, de ella y su pareja (no sé si están casados, no estoy tan puesto) a excepción de las que le hagan en eventos sociales. Osea, una Presley de vida oculta, cuyo mundo más allá de los bombones nos sería desconocido a todos.
La hermanísima vive una vida de princesa más allá que la propia Letizia: pretende cobrar todo lo bueno de la realiza, pero sin las desventajas que se traga su hermana. Querría saber cómo se pudo pagar con su sueldo de voluntariada (já) el vestido de novia de la boda. Que nos lo cuenten a todos. Lo más divertido de todo esto es que Thelma Ortiz no ha perdido el juicio contra la prensa, no. Porque aunque la jueza le haya enviado a freír espárragos con sus pretensiones (es que es surrealista), a la Infanta Couché le saldrá gratis todo este periplo judicial. ¿40.000 €? En mala hora. Si total, no los va a pagar ella sino nosotros, los contribuyentes. Así cualquiera demanda. Porque cualquier persona tiene derecho a su intimidad, pero no se puede llevar un doble juego. O lo tomas o lo dejas. Pero no eres hermana sólo para lo bueno y para lo demás, pídele cuentas al rey.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

jeje. Cómo le tiras a la familia real!! Vaya que sí!.
Lástima que no esté de acuerdo contigo, pero aún así, me encanta escuhar (mejor dicho, leer) todas las opiniones posibles y ver diferentes puntos de vista.

Tu blog, me ha proporcionado eso, una visión diferente que yo antes no tenía. Y que anque tengo diferentes ideas, no me voy de tu blog. Pues me ayuda a ver los defectos de todos.

Sigue así,

Nazaret dijo...

Intenta pasar desapercibida precisamente saliendo en la prensa...

Sí, es súper inteligente.

Carrie dijo...

blogeando he llegado aquí... interesantes tus pensamientos sobre muchos temas, un chico interesante sin duda.

En este tema te apoyo, todos tenemos derecho a nuestra intimidad, pero no por ello tenemos que irnos de rositas cuando la cosa demandada es inviable


besos

carrie

Nerea dijo...

Los q no quieren salir, no salen.

Si se hubiera hecho la foto en la puerta del hospital con su nena pues todos le hubieran hecho la foto de rigor por ser la hermana de doña leticia y ya hubieran pasado de ella...