Header

Lo peor vendido de Valencia

Dicen que los argentinos se venden como nadie. Para haber heredado nuestro ché, cualquiera entiende lo mal que nos vendemos los valencianos.
Ahora mismo estaba leyendo una lista de las Cien Obras Más Importantes de la Literatura, entre las que figura Tirant Lo Blanch (o Tirante el Blanco, para quien lo prefiera) escrita a finales del siglo XV por un valenciano y en valenciano (dicho por él mismo, que no muerdan los catalanistas). Cualquiera diría que tenemos una obra tan importante aquí, porque la ignoramos a conciencia. Ya querría estar en notoriedad a la altura del Quijote en España, y por cierto, para ser una novela de caballerías es de las pocas que Cervantes salvó del fuego. ¡Si es que hasta El Quijote le hace publicidad, y sin embargo pasa completamente desapercibida! Fíjate si a algunos les duele que los catalanistas se han preocupado de que figure como obra catalana, que ya ni en catalán. Ahora diré yo que Cien años de soledad es española y me quedaré más ancho que un ocho. No, no soy tan miserable. ¿Pero por qué nuestro gobierno no se preocupa por poner a Tirant a la altura que se merece? ¿Por qué dedicarle tan triste indiferencia, cuando es algo de lo que podemos presumir?
El segundo en este ránkin improvisado es el Santo Grial. Créete tú que es el verdadero, pero las mismas pruebas tienen el resto y el de Valencia, entre lo inverosímil, es de los cálices más creíbles para el de la Última Cena. Si vas a la Wikipedia en inglés, el primero es el de Valencia. Sin embargo aquí no le hacemos ni puñetero caso. ¿Qué pensará nuestro cardenal de esto? ¿Será que está seguro de que es un falso Santo Grial? Está en su derecho a ello, pero entonces que lo diga bien clarito, él y todos los demás. No podemos presumir de tener el Santo Cáliz por la boca pequeña. ¡Que hasta te cobran por verlo, cojones, y está dentro de la catedral! Menudo cabreo se hubiese pillado Jesús de enterarse a tiempo. Seguramente hubiese tirado la copa al mar, y que se encargasen los peces de conservarlo.
Lo último de lo peor vendido de Valencia es el museo San Pio V, "la segunda pinacoteca de España" con competencias como la del Thyssen o Reina Sofía. Sin embargo rara vez oyes hablar del museo. Mucha Ciudad de las Artes, pero al San Pio V que le den por culo. Mira, el IVAM. Nota mental: quiero ir a la exposición de Botero.
Ahí estamos los valencianos como embajadores, muy alicaídos después de la vergüenza de los Borgia. La paella será uno de los platos más famosos del mundo y las fallas causan sensación, pero somos mucho más que eso. Calatrava ha impulsado la ciudad, pero al precio de asfixiar todo aquello con lo que se cruzaba. No solo de Hemisfèrics vive el hombre.
¡Valencianos, alzad la voz! ¿Cuál de nuestras grandezas sufre más injusticias? Vosotros diréis. Y los que no sois de aquí, también estáis invitados, porque situaciones así se viven en todas partes...

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Aprovecho que has citado en la entrada el que se cobre por entrar y ver santos lugares :P

Claro, estaría muy bien que no cobrasen por entrar a las catedrales, por ver reliquias, por casarse... pero luego tambien queremos las iglesias y catedrales que visitamos que estén limpias y restauradas. Y cómo no, ¡que se financie la Iglesia sola!
¿cómo lo hacemos entonces?

bru dijo...

El Tribunal de las Aguas. Mucha gente de Valencia no sabe ni lo que es, y por si alguien no lo supiera, lo explico.

Durante la época de la ocupación árabe se fundó un tribunal público para tratar los delitos agrarios. Se les juzgaba ahí mismo, en la calle, y todavía hoy se hace. Todos los jueves a las 12 frente a la puerta gótica de la catedral (antigua puerta mayor de la que era antes la mezquita de Valencia), se reúne el tribunal de las Aguas, siendo probablemente el más antiguo de Europa.

Ahora es turístico más que nada. A ver quién es el guapo que se presenta a que lo juzguen en público. Solución: todos pagan.

Y pese a lo curioso y original de este Tribunal, muy reconocido por todo el mundo, origen de instituciones posteriores, que además sobrevivió a la tiranía de Felipe V, a la constitución de 1812, y a los franceses, aun así, hay gente que no tiene ni idea de qué narices es el Tribunal de las Aguas de Valencia.

(Fuente de información: revistaiberica.com)

Pues eso. Me parece algo que se podría vender mejor. Un beso,

Cristina

Anónimo dijo...

¿valencianos alzad la voz?
soy de gandia y no me siento orgullosa por todas las cosas que has mencionado. ninguna está gracias a mi, asi que no le veo ningun sentido presumir de ello.
el tirant lo blanch debería ser promocionado, es verdad, pero por los lingüistas de todo el mundo, no por el gobierno valenciano

Rodiausse dijo...

Hombre, decir que la pinacoteca valenciana es tan importante como el Reina Sofia o el Thyssen Bornemistza... es mucho decir. Yo estuve y me parece que está poco publicitada, pero la colección no llega al nivel de las otras dos.

Anónimo dijo...

Creo que tenés una gran equivocación,el "che" argentino proviene de los mapuches,que ya usaban ese término antes de que llegaran los españoles.Luego de que llegaran los españoles,los criollos lo adoptaron y hasta llego a mezclarse con el "ce" que usaban los inmigrantes italianos.Si tenés en cuenta la definición de la RAE,te digo que en los países que recibimos la lengua castellana,ya dejamos esos arcaísmos de tomar en cuenta lo que dice una institución poco seria.Cada país con su lengua.Provenga de donde provenga y con los cambios que tenga.

Anónimo dijo...

yo soy la mayor grandeza valenciana injustamente ignorada!!
no entiendo como sigo soltera??!!

XD jajaja!!