Header

El culpable

Pongo por delante que lamento muchísimo el accidente de metro de Valencia de hace dos años. Ese día y los siguientes viví con un nudo en la garganta, y todavía me sobrepone el recordarlo. Era la línea que cogemos para volver a casa y ese día, como terminamos exámenes, preferimos quedarnos a comer en la facultad para celebrarlo. Por la hora, hay un 90% de posibilidad de que mi prima viajase en esos vagones, pero se bajó paradas antes. Suerte que el trasbordo de Ángel Guimerá evitó un desastre mayor.
Pero no puedo defender esa petición de sangre de los familiares, que necesitan un culpable caiga quien caiga. Entiendo su drama, imagino su sufrimiento, pero no puedo apoyar sus pretensiones. La justicia ha vuelto a decir que el accidente fue inesperado y su culpable fue única y exclusivamente el maquinista, pero muerto él, la culpa vuela en el aire. Debe ser frustrante que se te muera alguien a quien quieres y no poder pedir explicaciones a nadie, pero a veces ocurre. No querría estar en la piel de ninguno de ellos, pero mientras más necesiten un culpable, más lejos lo tendrán y nunca cerrarán sus heridas.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Es muy duro recordar fechas así, y doy gracias por que no me tocase a mí.
Familiares míos cogen siempre la linea de cercanías que un día de hace dos años explotó matando a 200 personas en Madrid.
Afortunadamente, cogieron un tren anterior y siguen aquí conmigo.

bru dijo...

Cro, las inversiones de la Generalitat en la línea 1 son de vergüenza, lo siento. Probablemente la culpa fuera del maquinista, no te digo yo que no. Pero que la línea 1 da pena sí. Casualidad es que la vayan a reformar ahora. No digo que todo fuera negligencia y poca inversión, pero parte de culpa sí que tuvo. Un beso,

Cristina

Polivalente dijo...

No es casualidad que la vayan a reformar ahora, de hecho, ya estaba proyectado que se reformase antes del accidente, sólo que este tipo de proyectos tardan mucho en ejecutarse.

La solución ideal sería tener el metro como lo tienen en Madrid, totalmente automatizado, donde el conductor sólo está para tranquilizar a los viajeros (cosa que veo un gasto muy innecesario)

Nazaret dijo...

yo creo que fue un accidente. y como en todos los accidentes ocurre una desgracia y ya está, no se puede hacer nada.

aunque deberían arreglarla un poquillo. menos mal que ya fue camino del aeropuerto cuando me enteré de que era la línea que habíamos usado todo el fin de semana para ir del hotel a donde hubiera que ir. si no igual habría estado un poco bastante acojonada.

el ayuntamiento, o la generalitat, o quien tenga responsabilidad sobre el metro debería invertir en mejorar. es invertir en vida.

Caro dijo...

Estoy de acuerdo. Algo similar ocurre aquí en Lima, con el caso del incendio en la discoteca Utopia...pero bueno, ahí sí el culpable (dueño del local) está "pagando"... no sé, igual creo que así no se curan sus heridas... cada cierto tiempo sacan a relucir otra vez el problema... pidiendo otro tipo de castigos...

cesar ortiz anderson dijo...

Sin duda para que existan los accidentes tiene que haber un buen porcentaje de responsabilidad compartida en no tomar las respectivas medidas de prevencion y un poco juega el destino,lo importante es aprender la leccion que dejan las tragedia sino serian inutiles esas muertes o accidentados,en adelante la seguridad no debe ser tarea de todos...reponsabilidad de nadie