Header

Grábalo todo

Ayer vi [·REC], la española de miedo que ha salido esta semana. A mí que no me gusta pasar miedo gratuito, no me llamaba demasiado verla, pero qué cosas que acabé yendo. No es que pensase que fuese a ser mala: es que, ¿para qué quería pasar un mal rato?

Pero me moló. Ahora que se habla tanto de El Orfanato, esta otra también es española y también de miedo y no tiene nada que envidiar. Ah, sí, el presupuesto. Pero con su presupuesto, creo que le saca mucho más partido. Está bien, de verdad. Si a mí me gustó, que no soy nada forofo de este género (¿a quién le hace gracia la palabra "forofo"?) es posible que a quien le gusten los sustos la disfrute más que yo. Que oye: si había que taparse los ojos yo me los tapaba, que ya sabía lo que pasaba oyendo los gritos de la gente.
Con la nueva ley del cine, tenemos que subvencionar las películas españolas. ¿Por qué subvencionarlas? Pues porque no va nadie a verlas. ¿Por qué no va nadie? Porque son malas de solemnidad. Pues eso está genial: subvencionar el cine malo de solemnidad, malo a conciencia.
No sé dónde se ha visto que el Estado tenga que pagar las películas que se filman. Peor aún: que obligue a las televisiones privadas a subvencionarlas, o a los cines a proyectarlas, aunque nadie entre a verlas. Todas pierden dinero. ¡Pero ché! Nada de esto pasaría si hiciesen cine que interese a la gente. No son pocas las españolas que han arrasado en taquilla, y ninguna de ellas ha necesitado subvención. Todavía peor es que los españoles tengamos que pagar películas en idiomas que ni siquiera son el castellano, porque se podrá subvencionar cine en gallego, vasco y catalán. Seguro que para el valenciano hay mil inconvenientes. Y luego estos cineastas que cobran del Estado español también pretenderán que sus comunidades autónomas les den pasta, con la excusa de que graban en su idioma. Cosas que solo pasan en España.
¿Por qué poner a los españoles y las empresas privadas a pagar el cine español y mil tonterías más vía SGAE? Ay, mal nos pese, el PSOE le debe mucho muchísimo a los autodenominados artistas, y si no véase el No a la guerra del 2003. Semejante favor sólo se puede devolver con dinero.

3 comentarios:

andrés dijo...

Acá en Argentina tenemos el mismo problema con el INCAA. Cuando vamos al cine, pagamos el boleto para nuestra película, y para la producción de varias argentinas que nadie ve. Y para colmo, la ley del cine obliga a salas locales a exibir un mínimo de películas nacionales, que quebró a varias salas.

ana ryder dijo...

Pero eso siempre va a pasar. El Gobierno, sea el que sea, destina partidas de dinero para proyectos artísticos/sociales/culturales que no pueden ser del gusto de todos. Personalmente abomino del cine español y a lo mejor en diez años, hay tres títulos que me parecen destacables (lo cual no quiere decir que no haya más, simplemente no los he visto).

"REC..." me encantaría verla. Adoro el género de terror, pero luego puedo pasar meses enteros sin dormir. Sencillamente, lo tengo proscrito. Me dio miedo hasta "El Orfanato", que menudo truño.. y menudo cóktel de corto y pego.

Anónimo dijo...

acá recien, un año despues, se estrenó esta peli acá en Chile!

jaja