Header

Sistemas y sistemas

No entiendo por qué llaman tránsfugas a los que siendo del PP, han votado a favor de la reprobación de la ministra Álvarez. Entiendo que algunos no estén a favor, pero me entristece que nuestro sistema obligue al pensamiento único en los partidos. Que si el rey de los psocialistas dice que el miércoles todos tienen que votar a favor del matrimonio homosexual, todos tienen que hacerlo. Que si el rey de los populares dice que el lunes todos tienen que votar en contra del Estatuto, todos lo hacen. ¿Por qué se convierte en cadáver político a aquel que opina distinto a los demás, aunque sólo sea una vez? A lo largo de una legislatura, son muchas las votaciones que se hacen en el parlamento: ir siempre con el partido no es lo más fácil cuando tienes ideas propias. Claro que este sistema y el de todo el mundo democrático es tan absurdo que no defiende las ideas propias, sino las corporativas y al cuerno lo que opine cada uno. Uno dicta el guión y los demás a pulsar a la tecla verde. ¿No sería más bonito que la gente pudiese ser diputada sin tener que afiliarse a ningún partido político? El sistema de opinar por sistema, valga la redundancia, deja mucho que desear. Aunque también, como dicen, la democracia es el menos malo de los sistemas...

4 comentarios:

Alex Martínez dijo...

Aquí en Venezuela es peor, si alguien que es "chavista" está en contra de la reforma constitucional es un traidor a la patria y es botado de un partido politico llamado PSUV que en realidad no existe.

bru dijo...

La democracia ateniense era genial, y si en nuestros días, con el sufragio universal y el acceso a la educación se llevara a cabo, sería estupendo. ¿El problema? Somos demasiados. Una pena.

Esto me ha hecho pensar en que hoy, en Historia de España, nuestro profesor ha mencionado algo de los libre pensadores. Y salta una chica "O sea, yo". Me contuve. Siempre lo hago. Pero de poder le habría dicho: "¿Tú, libre pensadora?" Extremista. A saco. Citando al gran Aristóteles, en el término medio está la virtud. Un beso,

Cristina

pruna dijo...

Mientras no exista la ley electoral de listas abiertas estaremos siempre con el mismo problema. ¿La gente vota un partido o vota a la persona?

Anónimo dijo...

Bueno por una parte, la democracia hoy en día es simplemente una denominación: bajo esta, "elegimos" a un candidato y, por lo menos en mi país, para que sea nuestro salvador!
Y por otro lado, para bru... aun cuando te haya chocado la respuesta de tu compañera, respeto pero no comparto tu reacción. Porque como seres humanos pensamos.. y aquel que piensa es libre, pero la cuestión es hasta que punto tu pensamiento es libro y no se adhiere o aliena a un partido o corriente política que responda -aparentemente- a la coyuntura que se este presentando.