Header

Ceuta y Melilla

Soy contrario al movimiento de Gibraltar español porque me parece hipócrita: exigimos que nos devuelvan el peñón, a sabiendas de que fue un regalo de España a Reino Unido, y con todo, ni se nos pasa por la cabeza entregar Ceuta y Melilla a Marruecos, a pesar de que son geográficamente dos casos muy parecidos: ciudades pequeñas dentro de un país distinto. Y como no haría la canallada del canje, me parece que esta discusión no puede seguir. Hasta que no estemos dispuestos a prescindir de Ceuta y Melilla (y Dios quiera que nunca lo hagamos) nada de tonterías con Gibraltar. Además: ¿cómo pretendemos que los gibraltareños quieran ser españoles, si nos la hemos pasado haciéndoles putadas en los últimos siglos? Muy español, sí. Si en el fondo me hace gracia.
Ceuta y Melilla son noticia porque los reyes se dignan por primera vez en sus vidas a hacer una visita oficial. Vergonzoso. Como si no hubiesen tenido tiempo. Como si Ceuta y Melilla estuviese en el quinto pino, o como si se pagasen ellos el avión. Y Marruecos muestra un cabreo descafeinado por esta "provocación", pero oye, están en su derecho, que el Gobierno de España hizo lo mismo cuando vino a Gibraltar una hija de la Reino de Inglaterra. También ridículo.
En fin. El mapa está como está, y no empezamos a tocarlo. A menos que venga una ETA a retocarlo, claro, pero para eso siempre hay tiempo.

P.D.: Decimos Ceuta y Melilla, pero ¿Melilla y Ceuta? La primera tiene 2.170.00 entradas en Google. La segunda, solo 35.700. Mera curiosidad.

2 comentarios:

pruna dijo...

Creo que no es el mismo caso Ceuta y Melilla que Gibraltar pero de todas formas entiendo el cabreo de Marruecos.

Ellos quieren recuperar esos territorios, a pesar de que esas ciudades nunca fueron marroquíes.

Me alegro de que por fin los reyes las hayan visitado, más vale tarde que nunca.

Enrique dijo...

El curso pasado tuve una asignatura que se llamaba Relaciones Internacionales y, aunque no estaba del todo relacionada con mi carrera, reconozco que disfruté de las clases un montón.
Una de las lecciones que mejor se me quedó fue la última (cosa que tampoco es mucha casualidad, nos pasa con tantas otras cosas: Las películas, las obras de teatro, los conciertos, etc.) y hablamos precisamente de eso, de Ceuta, Melilla y de Gibraltar.
Lo que la profesora nos vino a decir, o mejor lo que yo entendí de lo que ella explicó, es que Gibraltar tendría que volver a formar parte del territorio nacional por el tratado (o ley o decisión, no recuerdo bien) que imponía devolver todos los territorios colonizados por las potencias europeas.
Y en este punto está la clave del asunto: ¿Por qué Melilla y Ceuta no tienen que ser devueltas? Pues porque no son colonias ya que fueron conquistadas antes de que existiera Marruecos como país. En concreto, y según he leído en el blog 'Sin futuro y sin un duro', Ceuta fue conquistada por nuestros vecinos los portugueses pero luego pasó a formar parte de España (al parecer porque, como sabéis, 1580 Portugal se anexiona a España y un siglo (más o menos) más tarde se vuelve a separar sólo que Ceuta decidió serle fiel al rey español y no al duque de Braganza. "Melilla, por su parte, pertenece a España desde antes, exactamente desde 1497, cuando Pedro de Estupiñán conquista Melilla", añade el bloguero Cerote.
Además, al fin y al cabo, la situación en las islas Canarias es la misma, ¿no?
Yo de este asunto opino que quienes deben decidir su nacionalidad son los propios melillenses y ceutíes. Supongo que preferirán pertenecer a nuestro país por las supuestas ventajas de pertenecer a un país europeo (sanidad, educación, etc.) - que no sé si serán mejores que las marroquíes, que conste - debido a que es un continente más rico y, por otro lado, los gibraltareños por las ventajas que tiene ser inglés, un país muchísimo más rico y poderoso que España.
Dicho esto, que decidan ellos.