Header

Mi lengua

Quieren que lo digamos. Quieren hacernos creer que el castellano es la lengua opresora. Quieren, porque les conviene.

Los datos cambian según la fuente, y a uno nunca le queda claro qué se habla más: si el castellano o el valenciano. Pero desde el momento en que cabe la duda, queda claro que el bilingüísmo está patente en el Reino de Valencia. Nosotros, los valencianos, aceptamos esto con naturalidad, sin sectarismo, nada más que lo que le entre en gana a la Universidad de Valencia. Los catalanes, vascos, gallegos y demases se llenan la boca acusando a la capital de su falta de sensibilidad con el bilingüísmo, tratándoles de idiotas por no entender la dolencia de su lengua patria, pero mi tierra es esa piedrecilla en el zapato que deja bien claro que dos lenguas pueden convivir pacíficamente cuando hay voluntad de partes. A algunos políticos les duele que tengamos tanta legitimidad para hablar como ellos.
Y es que estoy harto: estoy harto de que los fascistas de la cuatribarrada griten a los cuatro vientos que el castellano es una opresión, que es un residuo del franquismo y que hay que fomentar la lengua propia. Hasta los huevos estoy de oírlo: ¿a qué santos el castellano, o cualquier otra lengua, es menos propia que la autóctona? Por más que insistan, tengo muy claro que el castellano es tan de Valencia como de Madrid, Ceuta y San Sebastián. ¿Quién quiere renunciar a ello? Si les dejamos, no tardarán en quitar las comunidades bilingües de los mapas de extensión del castellano. Si les dejamos, harán eso y mucho más, porque odian nuestra lengua. La odian con todo su alma, ya vivan en el corazón de Valencia, en Barcelona o Bilbao.
Y todavía hay algo que les jode más: que defendamos el bilingüísmo. Me siento muy orgulloso de que mi tierra tenga su propio idioma, con nombre propio, y que eso imprique un legado cultural que ojalá conservemos por muchos siglos más. Que yo no hable valenciano no significa que no lo defienda. Mi lengua es el castellano, y eso no me convierte en un foráneo. No por más que quieran.
Pero ni el PP podrá estarse quieto... y sigue retirando el castellano de las calles en favor del valenciano. No entienden de bilingüísmo, sólo de papeleta y de circo. La realidad social les importa un pito, como si no fuese obvio que la ciudad habla mayoritariamente castellano. Siguen cambiando nombres de calles, el papeleo de la universidad siempre estará primero en valenciano (cuando no exclusivamente) y dejaremos el terreno llano para que cuando ganen los nacionalistas, sea cuando sea, estrenen su máquina de talar. Así empezó Fraga en Galicia. Así podemos acabar nosotros.

10 comentarios:

eduard sola dijo...

No sé cuantos miles de estadísticas te hacen falta para entender que no hay bilingüismo en valencia. Que te está bién así, pues perfecto, ya somos dos felices, pero eso no convierte en bilingüe la zona.

Kendappa dijo...

Creo que te has pasado un tanto.
Entiendo en parte como te sientes, pero es que si no se hace así la lengua minoritaria se acabará perdiendo. Y no estaría de menos, que siendo como es el catalán una de las dos lenguas oficiales de Cataluña, que todos sus habitantes lo hablaran.
A pesar de ser una de las cuatro lenguas oficiales de España, en el ejército y otros ámbitos tan sólo se permite el uso del castellano, cosa que no me parece correcta (además de que es anticonstitucional).
Por último, me gustaría comentar que hasta el momento no se ha dado con ningún caso de bilingüismo estable.

Saludos

Rocy dijo...

Que a mis primas pequeñas valencianas de dos años las están enseñando primero valenciano y no hablan castellano ¬¬ y por lo tanto, no sé que me dicen, porque el valenciano con dos años, ya me contarás, así que tengo que esperar a que "lo aprendan (el castellano) en la calle" (palabras textuales de su madre), porque las van a meter ( o por lo menos a una de ellas) en un cole solo de valenciano (o como se diga). Así que nada, necesito traductores, porque luego van las niñas me dicen algo y ea! a ver quien las entiende! Que vale que vivan en Valencia y que sean valencianos (con sangre madrileña, a ver que se creen ¬¬) pero joé, que porque las niñas y niños aprendan castellano también no creo que pase nada.

Y ya que estamos con esto, a mis primitos valencianos hay que llamarles por sus nombres valencianos, a ver quien se atreve a decirlos en castellano, que pa' una broma que gasté, que caras pusieron!! Vamos, que los nenes se llaman Pau y Sergi tanto aquí como en la China (a quien le suena esto?? xD)

Hombre con criterio dijo...

Las instituciones públicas (gobernadas por el PP) ponen todas las facilidades para hablar valenciano, así que quien no lo habla es porque no quiere. Y la ciudad de Valencia no es representativa del resto de la comunidad autónoma, igual que dicen que Barcelona no lo es de Cataluña.

No veo la razón de que me obliguen a hablar valenciano. Insisto: quien quiera hablarlo, que lo hable: tiene la ley y las instituciones a su favor, y me parece fantástico que se permita el bilingüísmo. Pero de ahí a atropellar la lengua principal, elegida voluntariamente por los ciudadanos, hay un trecho. En cientos de pueblos valencianos se habla mayoritariamente en valenciano y las instituciones de ahí no dan prioridad al castellano para ecualizarlo. No entiendo porqué Valencia tiene que ser distinta.

bru dijo...

En Galicia no son tan radicales ni de coña, Cro, que yo lo he visto. Ahí ocurre lo contrario a aquí: son bilíngües, pero hablan más gallego que castellano.

Estuve en casa de una amiga y su familia intentaba hablarme en castellano, de verdad que hicieron un esfuerzo increíble, pero al poco les salía otra vez el gallego. Yo no puedo culparles, ni nadie. Porque no me faltaron el respeto cuando les hablé en castellano y porque yo podía entenderles en gallego. Que me expliquen dónde está el conflicto. Al final todo es política (y qué asco me da)

Por cierto, a la gente que dice que no hay bilingüismo, ciertamente en la extensión del término no, no es bilingüe porque no todo el mundo te habla valenciano y castellano a la perfección. Con suerte, la mayoría habla, escribe, lee y entiende uno, y entiende el otro. Pero por lo menos hay una convivencia lingüística sana, cosa que a nuestros vecinos del norte les falta. Sí, ese es el término correcto y no bilingüismo, pero si ya cuesta hacerle entender a la gente que el valenciano es una variedad diatópica (no dialecto, no lengua) del catalán, imagínate hacer entender el concepto de bilingüismo. Al fin y al cabo, todos entendemos la idea, ¿no? Pues ale.

Y a los que dicen que "todos sus habitantes deberían hablar catalán"... Es una opinión. Pero yo pienso que, teniendo dónde elegir, cada cual debería tener el derecho a elegir la lengua con la que se sienta más cómodo, sin discriminar ni perjudicar la otra. Y que no me jodan: SÍ es posible. Que conste que yo soy muy partidaria de la INVITACIÓN y del FOMENTO al aprendizaje de la lengua autóctona, que es una oportunidad magnífica de ampliar nuestra cultura (otra lengua, otro mundo), pero JAMÁS IMPUESTA. Estamos en un punto en el que se está siendo tan "defensor de la lengua" que se descartan las otras opciones. Acusan al castellano de sustituir a las lenguas autónomas... ¿y lo solucionan haciendo lo mismo? Degradante. Inútil. Estúpido. Infantil. Y puedo seguir hasta hartarme.

Yo he llegado a odiar el catalán, su variedad el valenciano y todos sus malditos hablantes por suponer un problema más que un noble medio de comunicación. Y que yo, estudiante de traducción, partidaria evidentemente de la variedad lingüística no sólo en España sino en el mundo, llegue a decir que odio una lengua y deseo su exterminio, es decir mucho*.

Y de nuevo, es todo política. Y gente sin criterio. Y gente ignorante, por ambas partes. Y al final siempre salen perjudicados los mismos: los hablantes de una lengua y de la otra.

Si habéis llegado al final, un beso,

Cristina

*conste en acta que me retracté poco después de haber tenido ese pensamiento al darme cuenta de lo evidente: de que la lengua catalana y sus hablantes no tienen ninguna culpa. Adivinad el qué sí la tiene.

alsdoi dijo...

Creo que el ejemplo de Galicia que citas al final no es el mismo que el del resto de comunidades. En Galicia se hablaba poquísimo castellano, y aún se habla bastante poco.
Yo soy asturiano y tuve muchos compañeros de clase que venian de Galicia por motivos laborales de sus padres,etc(por la cercanía. Recuerdo que a algunos les costaba muchísimo hablar en castellano al principio, no conseguían construir bien las oraciones, etc. Y no se debía a una cuestión de inmersión lingüística,sino que tradicionalmente en sus familias solo hablaban galego.

Esto no tiene nada que ver con lo que pasa en Pais Vasco, por ejemplo, los vascos que conozco son mayoritariamente castellanoparlantes (y proceden de diferentes ámbitos, algunos son de ciudad y otros de pueblos) y de los que saben euskera, varios es solo porque lo dieron en clase, no por utilizarlo en la vida privada.

Creo sinceramente que la imposición de una lengua nunca es positiva, ni en un caso ni en otro.

Lo último (que esto se hace muy largo ya), como ya dije soy asturiano, y conozco y uso el asturiano. El asturiano, contrariamente de lo que mucha gente cree, es una lengua al nivel del castellano, es decir, es un dialecto del latín, no del castellano. Y aunque es cierto que en las ciudades no se utiliza mucho, en el ámbito rural es muy utilizado (y no sólo por las personas más ancianas, por los jóvenes también). Es muy triste que no se cooficialice. Supongo que la gente que no lo habla no quiere que ocurran los excesos típicos de algunas comunidades bilingües, pero creo que se podría cooficializar de una manera "sana". Dar la opción de utilizarlo en todos los ámbitos de la vida a quien quisiera, nunca por imposición, enseñanza opcional, no obligatoria, etc.
Perdón por la parrafada, pero es que a veces algunos sentimos que porque nuestra lengua no sea oficial pareciera que es menor, y no lo creo así. Pero si es poco visible, nunca nadie habla de la llingua asturiana, solo del gallego, catalán, etc.

Pruna dijo...

Ninguna lengua oprime a otra, son las personas intolerantes las que hacen difícil la convivencia de dos lenguas.

Es cierto que durante un tiempo se impuso el castellano prohibiendo el resto de lenguas del Estado, también es cierto que si no se hiciera una política de protección hacia las lenguas minoritarias, éstas se perderían, cosa de la que nadie saldría beneficiado.

Mi lengua materna es el castellano, y nadie me mira mal por usar el castellano, esa es la realidad que yo vivo cada día en Cataluña. A mis hijos les hablo en castellano, ellos hablan catalán en el colegio y cambian de idioma sin ningún problema. Hablo en catalán si la persona que se dirige a mí lo hace en ese idoma, pero de una forma natural podemos ir cambiando de idioma y no pasa nada.

Rocy, es normal que a tus primos les llamen por su nombre, es como se llaman. Yo me llamo Carmen, y no me gusta que me llamen Carme, no me identifico, pues de la misma forma ellos se llaman Pau y Sergi.

Desconozco la realidad de Valencia pero intuyo que el valenciano se utiliza mucho menos que el catalán en Cataluña, así que no sé donde ves el problema.

Saludos

Elena dijo...

Puede quedar un poco feo en boca de una chica, pero olé tus cojones, nene!

W-Red dijo...

"Que yo no hable valenciano no significa que no lo defienda". 1 valenciano que no sabe havlar valenciano... sin comentarios, Croni.

Anónimo dijo...

A mi no me parece mal el bilingüismo, me parece hasta chulo…
Q mal, a haya ese tipo de problemas x alla… Esta bien que se defienda lo autóctono i tal, pero el castellano también lo es verdad?! Merece ser defendido también… Haces bien!

Ah, i No sabes hablar valenciano? Yo crei q todo lo sabias!!! ^^ (io nunk en mi vida lo e escuchado)

ConfidentLNRL